15 abril 2008 Noticias, Salvajes

censomarino.gif

Los océanos ocupan las tres cuartas partes del planeta y aún así siguen siendo un gran desconocido para nosotros. Así pues los investigadores del Censo de la Vida Marina (coML) trabajan para evaluar y explicar la diversidad, distribución y abundancia de todas las especies marinas desde el pasado al futuro.

Para dicho proyecto cuentan con el apoyo de instituciones internacionales como Naciones Unidas, varias ONGs y organizaciones científicas. Además de contar con un presupuesto de 650 millones de euros.

Desde que comenzó dicha iniciativa en el año 2000 se han añadido más de 5.600 especies al Sistema de Información Biogeográfico Oceánico (OBIS), la base de datos global y geo-referencia de las especies marinas.Una herramienta muy útil accesible desde internet y que proporciona relaciones entre las especies y su ambiente.

censomarino2.jpg

En dicha base de datos actualmente quedan reflejados más de 14 millones de registros y se espera que en el año 2010 se aumente la cifra considerablemente. La idea de este sistema es ofrecer a los usuarios datos sobre especies antiguas y nuevas, así como los mapas oceanográficos de manera gratuita en la web.

Además se estimarán cuántas especies aún no se han descubierto, un número que según los científicos podría sobrepasar el millón. La mayoría de los registros corresponden a observaciones cercanas a la superficie con lo cual quedan miles de metros en las profundidades por estudiar.

De mientras, los expertos han realizado grandes hallazgos como centenares de especies desconocidas. Para dicha labor los científicos utilizan dispositivos electrónicos rastreadores que envían los datos por satélite y son procesados posteriormente.

Así mismo, los expertos del CoML han señalado evidencias de que la biodiversidad marina está disminuyendo con motivo de la acción humana. En este sentido, diversos estudios predicen para el 2050 el fin de la pesca comercial si la tendencia actual continua con este ritmo. Es por esto, que el Censo contribuirá a conocer con mejor detalle la gravedad del problema de manera que permita a los responsables gubernamentales tomar decisiones más acertadas sobre la pesca.

Por otro lado, desde el proyecto se está trabajando para determinar la distribución de las especies y su población, o la biomasa. Gracias a esto se podrán construir mapas con diversos parámetros y evaluar por ejemplo las posibles consecuencias del cambio climático.

censomarino3.jpg

La magnitud del proyecto ha obligado a repartirlo en diecisiete proyectos que cubren seis zonas oceánicas con sus perspectivas subáreas. Así se podrán estudiar desde las aguas polares hasta los trópicos, desde las zonas intermareales hasta las fosas submarinas de más de 10.000 metros de profundidad donde habitan las criaturas abisales tan desconocidas.

Como anécdota, aprovechando el desarrollo del Año Polar Internacional, durante el período entre el 2007 y el 2009 se elaborará un Censo de la Vida Marina Antártica.

Como ya hemos comentado antes, además de las especies actuales se analizarán también los archivos históricos y ambientales de especies desde el año 1500 cuando la presión humana comenzó a ser importante. La idea de esto es crear una Historia de Poblaciones Animales Marinas (HMAP), cuantificando datos como la pesca y las fluctuaciones ambientales que modificaron la vida en los océanos. Más adelante con la extensa red de datos dedicada al Futuro de las Poblaciones de Animales Marinos (FMAP) y mediante modelos matemáticos se podrá predecir el impacto de las influencias ambientales y humanas en los océanos.

Vía | Ambientum

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. El Censo de la Vida Marina supera ya las 120.000 especies 3 julio 2008
  2. Pulpos de profundidades: un origen antártico 11 noviembre 2008
  3. Encuentran más biodiversidad en la Antártida que en los Trópicos 10 diciembre 2008
  4. Marcianos en la Tierra 20 enero 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *