Un gato perdió su cola en el arca de Noé

Un gato perdió su cola en el arca de Noé

Escrito por: Jesús M.    23 diciembre 2011     2 Comentarios     2 minutos

El gato manx tiene sus orígenes en la Isla de Man, situada en el Mar de Irlanda. Cuenta una leyenda que perdió la cola, al cerrarse la puerta del arca de Noé.

El gato manx es de tamaño medio y de aspecto voluminoso. Posee cabeza grande y robusta. Los ojos son, igualmente grandes y el pelo es corto y abundante. El estándar de la raza acepta todos los colores y dibujos. El cuerpo del manx es compacto, corto y con flancos hundidos. Pero su característica física más resaltable es, sin duda, la ausencia de cola, o el diminuto tamaño de la misma. Estamos ante una de las siete razas felinas, que carecen de este elemento en su físico, o sus dimensiones son más pequeñas de lo habitual (rumpy, riser o stumpy).

La Isla de Man, entre las costas de Irlanda y Gran Bretaña, es donde se localiza el origen de esta raza de gatos, aunque las razones de su nacimiento son inciertas. Existen leyendas de lo más variopinto, algunas cuentan que el primer manx perdió la cola al cerrarse la puerta del arca de Noé, otras estiman que el primero de los especímenes surgió por el cruce entre un conejo y un gato y, por último, algunas teorías relacionan a los manx con los fenicios y algunos relatos bíblicos.

Esta variedad felina se caracteriza por su tranquilidad y equilibrio. Es un excelente amigo de los niños y en raras ocasiones se pone nervioso. Se trata de un magnífico cazador de ratones y otros pequeños vertebrados. Su agilidad le ayuda en esas tareas.

Aparte de la cola, otra de sus particularidades físicas es la asimetría existente entre las patas anteriores y posteriores. Éstas son más largas que las primeras. Este hecho produce un curioso movimiento cuando corre, parecido al de los conejos. Quizás sea ésta una de las circunstancias que animaron a algunos a pensar que la raza deriva de un cruce entre conejo y gato.

Entre los manx se han dado casos de malformaciones congénitas, provocadas por los cruces endogámicos. Aconsejan aparear a los manx con otras razas, como el american shorthair. El manx es un gato extraordinariamente longevo, no precisa grandes cuidados, ni una alimentación exquisita.

Vía | Mundoanimalia
Foto | Flickr-Kitty_Green66


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.