28 octubre 2011 Domésticos, Salvajes

El guacamayo jacinto, el más grande de los loros, puede desaparecer

El guacamayo jacinto (Anodorhynchus hyacinthinus) es el mayor ave de todas las psitácidas. Puede llegar a medir más de un metro de longitud y pesar más de un kilogramo y medio de peso. Al mismo tiempo, es uno de los loros que más riesgo tiene de desaparecer. Son pocos los ejemplares en el mundo y, además, existe gran descompensación entre machos y hembras, siendo éstas muy escasas.

El origen del guacamayo jacinto se encuentra en América del Sur. Concretamente, su hábitat se extiende por las selvas de Brasil, Bolivia y Paraguay. Suelen encontrarse en zonas pantanosas o junto a cursos fluviales. Conviven formando pequeñas bandadas, compuestas por varias parejas.

El peligro de desaparición del guacamayo jacinto se debe a la pérdida de su hábitat natural (debido a la deforestación) y a las capturas ilegales. Este loro, como otras especies de papagayos, siempre fue muy preciado por sus bellas plumas azules y como animal de compañía. Los indígenas brasileños empleaban el plumaje para hacerse llamativos tocados.

Se han puesto en marcha iniciativas para salvar a este majestuoso guacamayo. Muchos criadores profesionales no recomiendan este loro como animal de compañía. Ha de tenerse presente que el jacinto posee uno de los picos más destructivos de la naturaleza. Sus potentes gritos se convierten en otro hándicap a la hora de adquirir uno de estos animales como mascota.

Los guacamayos jacintos están inscritos en el Apéndice I, Anexo A, de CITES, debido al grave riesgo de desaparición de la especie. Los animales, nacidos en cautividad en criaderos europeos, se venden por cantidades desorbitadas de dinero. Sin duda, estamos ante el loro más caro de todos. El precio de un ejemplar ya destetado ronda los 15.000 euros.

Pero, por encima de las bondades y problemas del guacamayo jacinto como mascota, debe apostarse, en los países de origen de la especie, por adoptar medidas proteccionistas para salvarlo de la extinción. En el resto del mundo, debemos evitar siempre adquirir estos animales cuando provienen de la importación. Si no respetamos este principio estamos contribuyendo, activamente, a la desaparición definitiva del loro más grande del mundo.

Vía | Wesapiens
Foto | Flickr-PuppiesArtProzac

Comentarios

1 comentario

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 31 octubre 2011
  2. El loro gris africano 19 noviembre 2011
  3. El Ara ararauna, un guacamayo azul y amarillo 10 diciembre 2011
  4. El loro cacique 29 enero 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *