28 julio 2009 Curiosidades, Peligro de extinción, Salvajes

Tiburones Blancos

Inmortalizado en 1975 en la famosa película de Steven Spielberg, el gran tiburón blanco asesina a 4 personas por año. ¿Por qué son tan implacables? Por un solo motivo: su boca. El humano tiene 32 dientes especializados en cortar y triturar, mientras que el tiburón blanco tiene 56 dientes de 8 centímetros dedicados exclusivamente a cortar carne. Para mantenerlos afilados siempre, tiene 7 filas de reemplazo esperando su turno. Si realizamos una simple multiplicación, descubrimos que el tiburón tiene 392 dientes.

En las costas sudafricanas, las focas nadan a una velocidad de hasta 40 kilómetros por hora; el tiburón blanco las acosa, frecuentemente desde abajo y lanza un sorpresivo y mortífero ataque. Se ha comprobado que el escualo, el 96 % de las veces muerde tres veces para probar la calidad del alimento que va a ingerir. Prefiere la carne rica en grasas. El tiburón puede sobrevivir más de un mes con 27 Kg. de carne de foca.

Los humanos, a menudo, tienen menos grasa que las focas, pero vistos desde abajo de la superficie del mar, eventualmente, sus movimientos pueden confundirse con aquellos simpáticos animales; por ejemplo cuando un aficionado al surf nada a bordo de su tabla. El tiburón, a pesar de tener los ojos 10 veces más sensibles que los del hombre, suele caer en la confusión y ataca. Muerde, prueba, pero parece que no le agrada el gusto de la carne humana. De allí que hay tanta gente que sobrevivió a los ataques de tiburones.

Entonces, ¿es exagerado el miedo que le tenemos al tiburón blanco? Según estadísticas, en los Estados Unidos hay 200 veces más posibilidades de morir ahogado que de ser atacado por un tiburón. A medida que el hombre se fue animando a pasar más tiempo en los mares, recorriendo sus profundidades, comprobó que el tiburón blanco tiene una inmerecida mala reputación. El tiburón blanco ocupa el puesto número 10 en animales asesinos.

Fuente | Animal Planet. The Most Extreme

También te puede interesar

Comentarios