Un gato en casa

Un gato en casa

Escrito por: Leticia    31 octubre 2010     5 Comentarios     2 minutos

La principal diferencia que los aleja de los perros con respecto de su manera de actuar es que los felinos son cazadores solitarios, por lo que no son fáciles de subordinar, no suelen obedecer a ninguna persona con categoría superior en lo que a la cacería en particular y a la vida en general se refiere.

Por esta razón, los gatos no buscan agradar a nadie, como lo hacen los perros.

Entre el primer vez de vida y el segundo incorporan a la psiquis todo se volverá familiar para ellos. Socializaran todo lo que conozcan a estas edades. Debido a ello, cuando se adopta un gatito que supere los dos meses de vida en algunos casos el animal muestra un grado de mayor independencia y hasta alguna tendencia a interactuar poco con las personas, incluido los nuevos amos.

Los gatos no son ni muy buenos, ni muy malos, pero si son muy curiosos, en consecuencia son invasivos. Entienden límites, son independientes y mucho menos demandantes que otro tipo de mascotas. No necesitan paseos periódicos, ni la atención permanente. Es muy interesante la manera en que aprenden a hacer sus necesidades en las bandejas sanitarias. Cuando los gatos ya son adultos siguen teniendo estos comportamientos higiénicos.

Podemos decirte que convivir con gatos es una experiencia diferente a hacerlo con perros. Nos saludará refregándose en nuestras piernas cuando lleguemos a casa y se podrán insistentemente maulladores cuando tengan hambre o vean que nos acercamos al lugar donde guardemos su comida.

Los gatos no suelen responder por su nombre ni traerán algo si lo arrojamos lejos. Suelen irse de la casa y pasar algunos días afuera. Pero a pesar de todo, los gatos son una presencia agradable con la que estar.

Vía | Weekend
Foto | Flickr – Biels


un comentario

  1. Mónica C. dice:

    Pues mi gato, es un macho castrado y es tan dócil que parece un perro! Me recibe cuando llego. Atiende por su nombre, viene cuando lo llamo, si le tiro palitos los busca y me los trae, tal cual como un perro! me maulla hasta que me siento para que él se suba a masajearme el estómago!!! es muy lindo y consentido! parece más bien que dependiera de mí para vivir. Lo adopté en un refugio cuando tenía aproximadamente 2 meses de edad.

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.