9 diciembre 2011 Curiosidades, Salvajes

Las serpientes más venenosas del mundo están en África, Asia y Oceanía

La serpiente taipán (Oxyuranus) tiene su origen en Oceanía. Concretamente, habita zonas de Australia y Papúa Nueva Guinea. El veneno de la taipán provoca la muerte de un hombre en cuestión de minutos. Afortunadamente, existe un antídoto contra la sustancia letal de esta serpiente, aunque ha de administrarse a los pocos segundos de la picadura.

La taipán del interior (Oxyuranus microlepidotus) puede localizarse en las regiones centrales australianas. La subespecie papuana (Oxyuranus scutellatus canni) se encuentra en Papúa Nueva Guinea. Finalmente, la taipán costera (Oxyuranus scutellatus scutellatus) tiene su hábitat en las áreas costeras del norte de Australia. El color de las taipán varía en función de la subespecie a la que pertenecen, va desde los tonos oliva o grisáceos a los marrones oscuros y negros. Los ejemplares adultos pueden alcanzan los 3 metros de longitud.

La krait (Bungarus caeruleus) tiene origen asiático. El veneno de esta mortífera serpiente es 15 veces más potente que el de cualquier especie de cobra y produce devastadores fallos respiratorios. Para terror de los campistas, le encanta refugiarse en tiendas de campaña, sacos de dormir, calzado etc. Posee un color negro azulado con bandas blancas y suele encontrarse próxima a ríos o fuentes. Los machos son más grandes que las hembras. No suele medir más de un metro de longitud, tiene hábitos nocturnos y habita zonas de Sri Lanka, India y Pakistán.

La cobra filipina (Naja naja philippinensis) es una serpiente del archipiélago filipino, de color marrón y dotada con un mortífero y letal veneno. Es una de las más pequeñas de su especie. Tiene un comportamiento agresivo y suele refugiarse en zonas espesas de la jungla, aunque también lo hace en áreas abiertas y carentes de árboles. Su prima mayor, la cobra real (Ophiophagus Hannah), o king cobra, es la serpiente venenosa más grande del planeta. No es extraño encontrar especímenes de 5 metros de longitud. Habita en Tailandia, China, India y las Islas Filipinas.

La víbora de Rusell (Vipera russellii) porta en sus entrañas un potente veneno, con efectos coagulantes, que ataca los tejidos y las células del organismo. Su hábitat natural también se halla en Asia. Por último, la mamba negra (Dendroaspis polylepsis) es una serpiente africana (Congo, Sudán, Etiopía, Malawi etc) muy venenosa y con una llamativa característica física: el interior de su boca es totalmente negro. Algunos la consideran la más rápida del mundo, pues es capaz de moverse a más de cinco metros por segundo.

Vía | La Reserva
Foto | Flickr-RyanSomma

Comentarios

2 comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 9 diciembre 2011
  2. La serpiente de jarretera, un inofensivo reptil de América del Norte 7 agosto 2014
  3. La boomslang, una pequeña serpiente venenosa 18 septiembre 2014

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *