6 abril 2008 Salvajes

La labaria está durante el día enroscada sobre si misma

La Labaria (Bothrops atrox) es una serpiente venenosa de la familia de los crotálidos, también se la menciona dentro de la familia Vipéridos, con una cabeza claramente triangular. Su cuerpo tiene unas marcas oscuras en forma de punta de flecha. Suele atacar sin advertirlo de forma alguna y su mordedura suele ser fatal para el ser humano.

Su hábitat está en América Central, Sudamérica y algunas Antillas, refugiada en las plantaciones de caña de azúcar. Permanece enroscada sobre si misma durante el día, confundiéndose con el entorno; tras la puesta del sol sale en busca de sus presas y se convierte en extremadamente peligrosa. Tiene un cuerpo grueso y de color pardo rojizo, con bandas transversales oscuras e irregulares y una cola ahusada que termina en una punta dura.

Se advierte una banda negra a ambos lados se los ojos hasta el cuello y sus costados pueden ser de color rojo brillante. Mide sobre 1,5 metros aunque puede alcanzar los dos metros. Según la zona recibe otros nombres como jaraca (Amazonia) terciopelo o guayacán (Venezuela), barba amarilla (Centroamérica) y pudridora, mapaná, macaurel o taya (Colombia).

Vía | Naturaleza – animales Salvajes

También te puede interesar

Comentarios