3 diciembre 2011 Bioficha, Domésticos, Salvajes

El guacamayo rojo o Ara chloroptera posee un vistoso plumaje

El guacamayo rojo de alas verdes (Ara chloroptera) es uno de los más espectaculares y llamativos que existen. Este impresionante loro mide alrededor de 95 centímetros y se encuentra adscrito al Apéndice II, anexo B, de CITES. Su comportamiento se asemeja al del Ara ararauna y es uno de los guacamayos de mayor porte.

El Ara chloroptera tiene un plumaje en el que predomina el color rojo. Las alas poseen tonos verdosos y azulados en las puntas. Los ojos de las aves adultas son amarillos y las patas grises. El hábitat natural del guacamayo rojo se encuentra en América Central y América del Sur.

La madurez sexual de los Ara chloroptera llega a los cinco años de edad. Son aves extraordinariamente longevas, algunos ejemplares, criados en cautividad, han llegado a los cincuenta años de vida. Las hembras son ligeramente más pequeñas que los machos, aunque suele ser necesario el sexaje por ADN, para determinar el sexo de los guacamayos.

Las hembras ponen entre dos y cuatro huevos, que eclosionan a los 28 días. Los polluelos del Ara chloroptera se independizan a las doce o catorce semanas. Los guacamayos rojos de alas verdes han sufrido, en sus hábitats de origen, las consecuencias de la deforestación. Se han reducido, considerablemente, las colonias de estos majestuosos loros sudamericanos. No obstante, la cría en cautividad está teniendo éxitos apreciables. Estos guacamayos se adaptan, fácilmente, a la vida de los hogares.

En cuanto al comportamiento, son aves dóciles y una correcta socialización puede conseguir óptimos resultados en la vida diaria de una casa. No obstante y como otros loros, son propensos a volcar todo su cariño a una sola persona. Son muy inteligentes y capaces de imitar sonidos y voces, aunque sin la destreza de otros loros, como el gris africano.

La dieta del guacamayo rojo se compone de frutas variadas, semillas, nueces y bayas. Una gran y cómoda jaula, vuelos diarios fuera de la misma, mucho cariño y una revisión anual, para evitar enfermedades, pueden hacer de nuestro Ara el loro más feliz del mundo.

Vía | Birdtricks
Foto | Flickr-Drew_Avery

Comentarios

1 comentario
  • sergio botero

    Quiero saber un método para prevenir enfermedades virales y bacterianas pues en menos de un mes se murieron dos ejemplares de ara cloroptera, una hembra adulta y un juvenil de 1.5 años aparentemente sin ningún síntoma de enfermedad. Si alguien tiene información que pueda ayudarme, lo agradezco.

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 4 diciembre 2011
  2. El Ara ararauna, un guacamayo azul y amarillo 20 diciembre 2011
  3. El guacamayo azul, la especie más grande que existe 24 octubre 2014

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *