15 junio 2009 Curiosidades, Flora, Medio Ambiente

árboles

Hace mucho tiempo, el desierto del Sahara era un inmenso bosque. Antes de las primeras civilizaciones de griegos y romanos, la región mediterránea no era seca y rala como lo es ahora, sino que estaba cubierta de ricas forestas de árboles.

En épocas más cercanas, los colonos de América del Norte esquilaron extensos y hermosos bosques y dieron origen al estéril “tazón de polvo”. El abuso continua hasta la actualidad.

Ya en el año 1664, el famoso defensor de los árboles John Evelyn advirtió el peligro de talar los árboles sin discriminación y escribió una súplica de profundos sentimientos a favor de nuevas repoblaciones. A pesar de eso, se llevan a cabo hace relativamente poco tiempo.

No es sólo su valor en madera lo que hace que los árboles sean importantes; al margen de esta riqueza, ellos desempeñan un papel importante en la formación del medio ambiente. La tierra se enriquece bajo los árboles gracias a la descomposición de las hojas. Las raíces de los árboles retienen en suelo, al que protegen de esta forma de la erosión. Siempre hay fresco y humedad en un bosque. Incluso cuando el sol está en su cenit, en el interior del bosque existen humedad y fertilidad.

Existen especies de árboles tropicales y templadas, pero en general, los árboles no se desarrollan bien en altitudes demasiado elevadas o en climas que sean excesivamente secos o fríos. Los árboles que crecen en estas condisiones han adoptado por lo común extrañas formas para desenvolverse en ellas. Existe un abedul enano, una pequeña planta desparramada que crece en lo alto de las montañas, y los extraordinarios pinos de piñas erizadas, cuya edad se ha calculado en 5.000 años.

En condisiones difíciles, los árboles crecen más despacio y viven más tiempo. Esto es cierto para las especies que, en condiciones normales, son de crecimiento rápido. Se han efectuado estudios sobre Picea sitka que tuvo que librar una dura batalla para alcanzar los 30 cm. en 98 años. En cambio, un bálsamo que ha sido criado experimentalmente en condisiones ideales alcanza treinta metros en 5 años.

Fuente | Árboles de Plaza & Janes

También te puede interesar

Comentarios

4 comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Los bosques que plantamos 28 agosto 2009
  2. Cómo son los bosques 2 septiembre 2009

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *