1 diciembre 2011 Curiosidades, Medio Ambiente, Noticias

Los árboles de Navidad naturales, criados en viveros, son los más sostenibles

El Colegio de Ingenieros de Montes recomienda los árboles naturales para la Navidad, por ser los más sostenibles y beneficiosos para el medio ambiente. Estos profesionales no se han vuelto locos, se refieren a los pinos y abetos criados y cultivados en los viveros del norte de España. Según ellos, estos árboles nacen para tal fin, contribuyen a fijar CO2 de la atmósfera y son fácilmente reciclables tras las fiestas.

Los ingenieros de montes consideran que la utilización de árboles de Navidad naturales es una decisión acertada, más ecológica y sostenible que el empleo de árboles de plástico. Debe tenerse presente que la fabricación artificial de estos adornos navideños supone la emisión de elementos contaminantes a la atmósfera. Además, los materiales que se usan para fabricarlos suelen ser muy tóxicos y perjudiciales para el medio ambiente. Recordemos, el plástico puede llegar a tardar siglos en degradarse.

Según el Colegio de Ingenieros de Montes, existe otra buena razón para utilizar pinos o abetos naturales como adornos de Navidad: son totalmente nacionales. De esta forma, si nos decantamos por un árbol de vivero de nuestro país, contribuimos con la maltrecha economía española, aparte de ayudar al medio ambiente y a los recursos naturales.

Estos profesionales de los montes recomiendan entregar los árboles en viveros municipales, juntas de distrito o ayuntamientos, una vez terminen las fiestas navideñas. Al parecer, un porcentaje de árboles muy pequeño termina salvándose y continúa realizando su labor natural. Quizás, si todos nos mentalizáramos de la importancia de esa recuperación, ese porcentaje se elevaría de manera considerable. En cualquier caso, aunque todos los pinos o abetos naturales de Navidad terminasen en los vertederos, el impacto sobre el medio ambiente apenas existiría. No es el caso de los árboles de plástico, pues transcurrirían centenares de navidades antes de degradarse.

En resumen, los árboles artificiales de Navidad nacen y mueren contaminando y los criados en viveros nacen y mueren favoreciendo al medio ambiente y a los recursos naturales. Definitivamente, los ingenieros de montes no están locos, tienen toda la razón. ¡A buscar el vivero más cercano!.

Vía | Portal del Medio Ambiente
Foto | Flickr-Seth_W

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 1 diciembre 2011
  2. El acebo y la poinsetia, omnipresentes en Navidad 19 diciembre 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *