3 peces de agua fría para incluir en tu estanque

3 peces de agua fría para incluir en tu estanque

Escrito por: Rebeca   @dqtqjas_rbk    6 marzo 2020     5 minutos

Para instalar un estanque en el jardín hay que respetar determinadas reglas: posición, dimensiones y el tamaño de los peces adultos, entre otras cosas

Son varios los factores a tener en cuenta para decidir cuáles serán los peces a introducir en el estanque. Ante todo, es preciso considerar el tamaño de los animales, que debe ser proporcional a la capacidad del cuerpo de agua. Se puede tener en cuenta, por ejemplo, que un pez adulto de 30 a 50 cm. de longitud necesita un espacio equivalente a por lo menos 0,5 m3 de agua.

Además cuando se compran peces de agua fría hay que informarse siempre sobre las dimensiones máximas que pueden alcanzar de adulto, para no acabar con un estanque superpoblado cuando los animales crezcan. Resulta evidente que un depredador como un lucio no puede convivir con peces de pequeñas dimensiones, que serían para él una presa fácil.

Por otra parte, adornar el estanque con hermosas plantas acuáticas puede resultar arriesgado cuando se crían peces herbívoros, ya que éstos no tardarían en devorarlas como si fuesen lechuga.

Koi Peces Estanque

La temperatura es un factor de gran importancia cuando se eligen los peces para el estanque, ya que por lo general hay que pensar en animales capaces de resistir las frías temperaturas invernales.

A continuación describiremos algunos de los peces pequeños que se adaptan bastante bien a vivir en un embalse de agua al aire libre, incluso en período invernal. Algunos aficionados a la cría de peces de estanque prefieren que sus inquilinos pasen el invierno en el acuario, bajo techo; sin embargo, esta operación puede acarrear un excesivo estrés para los peces.

El pez de colores

Peces Colores Estanque

Junto con las carpas, el pez de colores o goldfish (Carassius auratus) es uno de los animales introducidos con más frecuencia en los estanques.

Este animal, resistente y de brillante colorido, resulta bien visible incluso desde arriba. Sin embargo, algunas variedades rigurosamente seleccionadas resultan demasiado delicadas para vivir a la intemperie.

Los peces de colores pueden alcanzar hasta 30 cm de longitud y normalmente se crían en grupo. Tienen un cuerpo robusto, semejante al de las carpas, de las cuales se diferencian por la absoluta ausencia de las barbillas.

En comparación con el carasio común (Carassius carassius), las carpas presentan una fomra más esbelta y alargada. Aun así, la distinción entre estas dos últimas especies llega a resultar difícil, desde el momento en que no puede basarse únicamente en la coloración, a menos que se trate de la librea roja o amarilla típica del pez de colores.

Para mantener en un estanque este tipo de peces de colores y en general otros peces, es aconsejable alcanzar una temperatura entre 18 y 25 ºC, una dureza de 10-20 ºdGH y un pH en torno a 7-7,5.

Estos peces toleran temperaturas inferiores a 18 ºC; en este caso, se retiran al fondo del estanque y permanecen inactivos, comiendo poco o nada hasta que la temperatura vuelve a aumentar. En condiciones de inactividad, es importante que la profundidad del agua sea superior a 60-70 cm., para evitar que la superficie se hiele, lo cual impediría el intercambio de oxígeno entre el aire y agua, con la consiguiente muerte de los animales.

La perca sol

Percasol Faunatura

La perca sol (Lepomis gibbosus) se introduce a menudo en estanques sobre todo debido a su singular librea que lo convierte en un pez interesante. Esta especia ha sido introducida en aguas mediterráneas tardíamente y se ha adaptado a la perfección (de hecho, probablemente la que mejor se ha aclimatado entre las especies importadas).

La perca sol puede alcanzar entre 15 y 20 cm de longitud y se caracteriza por su cuerpo ovalado y achatado lateralmente. Tiene los ojos grandes y la boca más bien pequeña. La coloración, más intensa durante la fase reproductora, suele ser marrón verdosa, con manchas amarillas o rosadas a lo largo de los flancos. El vientre es rojo anaranjado y la cabeza presenta una líneas azules características y una mancha oscura en el lóbulo posterior del opérculo.

Estos peces se muestran bastante vivaces y pueden criarse en grupo, con ejemplares de otras especies, como el pez de colores. Sin embargo, por su gran voracidad, no se aconseja dejarles compartir el estanque con peces demasiado tímidos. El alimento suele estar constituido por preparados secos, que conviene alternar con productos congelados. También para estos peces es recomendable disponer de un estanque relativamente espacioso, con abundante vegetación.

Durante el período reproductor es posible asistir a un complicado ritual de cortejo por parte del macho, con el cual trata de atraer a la hembra a su nido, de unos 20 cm de diámetro, que posteriormente protege tanto a los huevos como alevines.

Koi

Estanque Peces Agua Fria

El nombre koi, que procede de una abreviatura japonesa, significa carpa de hermosos colores, aunque se cree que originalmente pudieron desarrollarse en China mediante mutaciones genéticas espontáneas de carpas comunes y seleccionadas para fijar líneas de colores bien definidas.

Los peces koi pueden alcanzar de forma excepcional hasta los 120 cm. de longitud y 40 kg. de peso, viviendo hasta 50-60 años. Sin embargo, en condiciones normales de estanque, no crecerán más 50-60 cm de longitud y vivirán no más de 6 años. Su crecimiento es rápido y su dieta es omnívora, llegando incluso a poder alimentarse de algunas de las plantas de nuestro estanque.

El rango de temperaturas de esta especia es muy amplio, entre 2 y 35 ºC aunque se sienten cómodos a partir de los 10 ºC. Por debajo de esta temperatura, comienza a ralentizarse su sistema inmune, manteniéndose generalmente en el fondo y ascendiendo a la superficie únicamente para alimentarse.

Deja un comentario


Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.