El curioso método de reproducción de la rana incubadora gástrica

El curioso método de reproducción de la rana incubadora gástrica

Escrito por: Ildefonso Gómez Herrera    23 marzo 2020     2 minutos

La rana incubadora gástrica, ya extinta, tenía un método de reproducción que aún hoy sigue resultando bastante curioso.

En anteriores artículos ya comentábamos que la naturaleza no debaja de sorprendernos. Da igual de lo que informemos, seguro que después de pasado un tiempo vemos más cosas que, igualmente, nos sorprendan aún más. Hoy vamos a ver uno de esos métodos de reproducción que tienen los animales y que, en ocasiones, superan todas las ideas que teníamos previstas al respecto.

Echémosle un vistazo a la rana incubadora gástrica (Rheobatrachus silus), una rana acuática ya extinta que vivió hace años en arroyos poco profundos de Conondale y Blackall, en Australia. Lo más sorprendente no reside en el animal en sí mismo, sino en el método que tenía para reproducirse.

Hay que tener en cuenta que este tipo de rana, en hembras, se tragaba los huevos fertilizados o las larvas, durante su etapa temprana, manteniendo las mismas en el estómago mientras se desarrollaban. Una vez formadas, las ranas jóvenes salían por la boca. El primer caso que se observó fue en 1974, en lo que por aquél entonces se denominó «el primer ejemplo de cría gástrica del reino animal«.

Hay que tener en cuenta que se suponía que en el mismo proceso se incluiría una operación adicional: después de la fertilización externa de los huevos la hembra tomaría los óvulos o embriones en su boca, y se los tragaría, para posteriormente, y supuestamente, dejar los huevos en tierra o en el agua. Este evento, o algo parecido al mismo, nunca se pudo observar, ya que el animal se extinguió antes de poder comprobarlo.

Como ya hemos dicho, el método de reproducción de la rana incubadora gástrica no es el único curioso que existe en el reino animal. Hay otros que, también, resultan bastante curiosos.

Vía | Animal Diversity
Foto | Museums Victoria Collection – Liem, 1973

Deja un comentario


Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.