23 septiembre 2009 Flora, Medio Ambiente, Noticias

escarabajosenaccion

En los grandes bosques y reservas forestales en los Estados Unidos, en la zona de la Grandes Llanuras y el norte del Colorado, un fenómeno extraño está socavando y exterminando poco a poco, con las vastas poblaciones arbóreas. Los biólogos rastrean las inmediaciones en busca de evidencias de la presencia de escarabajos.

En el Medicine Bow National Forest el biólogo Grant Forrest inspecciona los árboles en busca de estas señales que delaten la presencia de estos insectos. Encuentran que en apariencia los pinares están enteros pero, por dentro, la madera casi hueca alberga una población de voraces escarabajos.

La plaga de escarabajos se abre paso por las zonas arbóreas de los estados de Colorado y Wyoming, al norte de Estados Unidos. En su devastador avance arrasan con praderas de árboles de gran tamaño y arbustos pequeños. Los biólogos contemplan que el grado de destrucción de esta plaga puede acabar hasta con el 90% de las zonas arboladas de esta región.

Pero lo peor son las consecuencias medioambientales que podría acarrear la acción destructiva de los escarabajos. Que se traduce en un incremento de la temperatura y en el calentamiento global, la proliferación de incendios y descensos en el suministro de agua y otras posibles consecuencias en la alteración del hábitat de decenas de especies.

La acción de los escarabajos en los pinares y bosques del norte de Estados Unidos no es algo nuevo. Estos insectos han venido realizando esta labor como parte de un ciclo natural de descomposición orgánica que beneficia la regeneración de la foresta y la vida en general de las especies que la habitan.

Lo que resulta anormal en el proceso actual, es que su acción no sólo se está llevando a cabo sobre árboles o vegetación en proceso de descomposición, sino también en arbustos y árboles jóvenes, que están siendo literalmente devorados por los escarabajos. Hay varios tipos de escarabajos compitiendo por su abastecimiento en la misma área.

Una de las especies más agresivas es el escarabajo de pino de montaña. Su función natural es alimentarse de la corteza del árbol y dejar así que el ciclo continúe para otras especies. Pero la población de estos insectos ha crecido de forma desmedida, de manera que abarcan una extensión dos veces superior a la normal, y como consecuencia, consumen incluso, los árboles jóvenes.

Aunque muchas otras especies de animales puedan beneficiarse de estos cambios, a corto y mediano plazo, si no se les detiene, las consecuencias pueden ser desastrosas.

Vía | ecologiablog

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 23 septiembre 2009
  2. Serra de Tramuntana y el cotoner 3 mayo 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *