18 septiembre 2010 Enfermedades, Noticias, Peligro de extinción

orangutan.jpg

Oshine se trata de una hembra de orangután acostumbrada a comer hamburguesas, dulces y patatas fritas durante toda su vida, es por ello que poco a poco fue convirtiéndose en uno de los primeros orangutanes obesos. Ahora, ya en un centro de recuperación para primates, debe seguir una estrcita dieta con tal de perder el sobrepeso y mejorar su salud.

El orangután vivía en Sudáfrica y fue su dueña la que en el año 2008 contactó con Monkey World, un centro de primates situado en Wareham (Dorset), que actualmente acoge a unos 230 primates. El propio centro se encargó de dieseñar una jaula especial para ella para trasladarla a Londres donde llegó el pasado 31 de agosto.

Según sus nuevos cuidadores, ahora sólo toma dos comidas al día que incluyen fruta (ciruelas, manzanas y uvas), verduras y otros vegetales y una cucharada de yogurt natural. Además, dos veces a la semana se le permite comer pollo o huevos. Así pues, su nueva dieta se asemeja más a la de su estado en libertad y parece ser más saludable para ella.

Por otro lado, su exagerado peso no sólo afecta a su salud sino también a su movilidad. Es por este motivo que en el centro se han propuesto ponerla en forma mejorando su actividad física. El programa que sigue el simio se basa en dar paseos regularmente por las instalaciones con sus cuidadores y ejercicios en los columpios acompañada de los otros orangutanes.

A pesar de los esfuerzos por cambair su estilo de vida de forma radical, los cuidadores del Monkey World creen que tardarán meses en conseguir el peso adecuado para Oshine. A su vez, a medida que vaya recuperando su físico y se habitúe a su nuevo hogar, irá aprendiendo a relacionarse con los miembros de su especie con el fin de que onozca a un compañero para formar su propia familia.

Este caso es un nuevo ejemplo de las consecuencias que conllevan transmitir a los animales, ya sean mascotas o no, unos hábitos humanos. Si nos fijamos solamente en los hábitos alimenticios que les inculcamos a nuestros animales de compañía, en los países desarollados la obesidad es una de las principales patologías en las mascotas. Muchas veces esto va unido a la falta de ejercicio físico, lo cual desencadena el sobrepeso.

Vía | ElMundo.es

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 18 septiembre 2010

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *