3 marzo 2016 Curiosidades, Salvajes

diprotodon

Australia posee una de las faunas más extrañas y singulares que pueblan la faz de la tierra. Su rápida separación de Pangea y su naturaleza insular que la aisló durante mucho tiempo del resto del mundo contribuyeron a crear un entorno único en el que los animales quedaron atrapados en el tiempo. Dentro de la considerada como “megafauna”, la australiana presenta una singularidad: la naturaleza marsupial de estas especies.

A día de hoy, estos gigantes o “monstruos” de Australia han desaparecido completamente, aunque los motivos no están claros del todo. Una de las teorías especula que la llegada de los primeros hombres a esta gran isla tuvo un impacto clave en su extinción, aunque no parece que exista un consenso firme sobre lo que condujo a la megafuna australiana a desaparecer. En esta entrada hablamos sobre tres de ellos: el Diprotodon, el Procoptodon goliah y el Thylacoleo carnifex

Diprotodon

diprotodon

Se trata, probablemente, del mayor marsupial que jamás haya existido. Un herbívoro de un tamaño similar a un rinoceronte y que es uno de los parientes de los actuales koalas, pero sobre todo con los wombats, con los que comparte muchas similitudes. Su tamaño oscilaba entre los dos metros de alto y los cuatro de largo, mientras que su peso sobrepasaba las dos toneladas. Los Diprotodon utilizaban sus grandes patas y dientes para derribar la vegetación y las raíces de las que se alimentaban.

Se cree que convivían en grandes grupos, dado que los restos fósiles encontrados estaban compuestos por varios individuos, y que poseían un marcado dimorfismo sexual. Respecto a las teorías sobre los motivos de su extinción, se barajan varias posibilidades. Algunas de ellas están relacionadas con la llegada de los aborígenes a Australia, que con su interacción con el entorno pudieron causar la desaparición de los Diprotodon. Sin embargo, otra teoría sostiene que ha sido el proceso de desertificación de la isla lo que destruyó los pastos donde se alimentaban estos animales lo que terminó llevándolos a la extinción.

Procoptodon goliah

procoptodon

Este extinto animal es el canguro más grande que ha habitado Australia, con una altura cercana a los dos metros y un peso cercano a los 230 kilos. A diferencia de los canguros modernos, esta especie no podía saltar ni moverse a una gran velocidad y se especula que su forma de desplazarse podía ser similar a la que utilizan los homínidos. Otra de sus características más singulares es su cráneo achatado, que guardaba ciertas similitudes con los primates modernos. Esta extraña morfología estaría relacionada con los hábitos alimenticios del Procoptodon goliah, destinado a proporcionarle acceso a las ramas y plantas de las que se alimentaba.

Los motivos de la extinción de este canguro gigante tampoco están claros, pero las teorías son prácticamente las mismas que el resto de especies de megafuna del continente, aunque la que más fuerza de todas tiene es la llegada de los primeros humanos a Australia.

León marsupial (Thylacoleo carnifex)

leonmarsupial

El león marsupial tiene la singularidad de estar emparentado con los wombats y los koalas en lugar de otros carnívoros similares como el diablo de tasmania o el lobo marsupial. En algún momento, la líneaevolutiva de los tilacoleónidos se separó de las de otros diprotodontes (wombats y similares), lo que supuso su transformación en carnívoros. Puede que su tamaño no fuese muy grande, alrededor de un metro de alto y un metro y medio de longitud, pero este “pequeño león” podía ejercer una presión de 100 kilos con su mordedura. Este dato lo convierte en el mamífero con el mordisco más potente en relación a su tamaño que ha existido.

Al parecer, los motivos que llevaron a la extinción del León marsupial se deben a la desaparición de las grandes presas que cazaba. Este animal estaba especializado en acabar con grandes hervívoros, que tras su extinción hicieron que las poblaciones de Thylacoleo carnifex desapareciesen paulatinamente.

Fuente | BBC
Fotografía | Wikimedia Commons

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *