11 octubre 2009 Curiosidades, Medio Ambiente, Salvajes, Trucos

escarabajopelotero

Es el enemigo número uno del excremento de las vacas, el escarabajo estercolero o Coleoptera scarabaeidae, un insecto laborioso y benéfico. Pertenece a la orden de insectos Coleóptera que cuentan con unos 360 mil especies diferentes, más que cualquier otro en el reino animal. Son insectos holometábolos que sufren metamorfosis durante varias fases de su desarrollo.

Sus funciones reproductoras se realizan por vía sexual. La hembra segrega feromonas o emiten ciertos sonidos para atraer a los machos. Las larvas pueden abastecerse prácticamente de cualquier sustrato. En el caso del escarabajo pelotero tiene una curiosa predilección por las proteínas contenidas en el estiércol vacuno.

En Australia algunos ganaderos han comenzado a beneficiarse del negocio de la cría de escarabajos estercoleros para utilizar los beneficios de su función como degradador del estiércol. John Feehan, científico del SCIRO (Organización de investigación industrial y de bienestar científico, por sus siglas en inglés), es el primer criador privado de escarabajos estercoleros en Australia.

Feehan ha pensado en esta utilidad de la naturaleza del escarabajo estercolero para degradar el estiécol y que resulta de una inmensa utilidad en la ganadería. Debido a que Australia está sufriendo en los últimos años una sequía creciente de sus suelos, el desperdicio del ganado puede resultar perjudicial no sólo para la salud del ganado sino de la comunidad en general.

Pero el escarabajo pelotero puede hacer que los excrementos del ganado desaparezcan en un tiempo récord de tres ó cuatro días. Si la población de escarabajos es mayor, el consumo de desperdicios orgánicos del ganado desaparecerá en menor tiempo interrumpiendo el ciclo de gestación de las moscas perniciosas.

El escarabajo absorbe el líquido del excremento y excavan la tierra para sepultar los restos más secos. De ese modo, el escarabajo aprovecha para depositar también sus huevos, favoreciendo su crecimiento con los nutrientes del estiércol que a su vez, fertilizarán la tierra y permitirá el crecimiento del nuevo pasto.

Pero los beneficios que trae el escarabajo no se quedan allí, su labor con el estiércol impide que los nutrientes se pierdan arrastrados por las lluvias y permite una mejor penetración de las aguas de lluvia para irrigar el suelo, reduciendo los costes en fertilizantes que agotan la tierra.

Anteriormente, era el gobierno australiano el que se encargaba de distribuir escarabajos por las granjas de vacas para facilitar el trabajo de los ganaderos, pero esta contribución dejó de entregarse en 1995. Ahora Feehan se encarga de mantener su creciente negocio proveyendo a los ganaderos con buenos suministros de hasta mil quinientos insectos.

Vía | axxom.com

También te puede interesar

Comentarios