15 abril 2011 Medio Ambiente

Consecuencia de la contaminación acústica

Muchos cefalópodos se ven perjudicados por el sonido de baja frecuencia que se produce por las actividades humanas en alta mar. Esto se dio a conocer gracias a una investigación llevada a cabo por el Laboratorio de Aplicaciones Bioacústicas de la Universidad Politécnica de Cataluña.

Se analizaron a 87 cefalópodos pertenecientes a cuatro especies distintas (Loligo vulgaris, Sepia officinalis, Octopus vulgaris e Illex coindeti) que fueron sometidos a sonidos de baja frecuenta y vieron que las células ciliadas de sus estatocitos (estructuras que les permite mantener el equilibrio) se encontraban dañadas, inflamándose después de un tiempo de exposición.

Ante este tipo de frecuencia no solo los cefalópodos se ven perjudicados, sino otras tantas especies que habitan en el mar. La contaminación acústica en los océanos es peligrosa para las especies que habitan en ella. No olvidemos que existen algunas especies, como las ballenas, que usan la información acústica para poder sobrevivir, si bien es cierto que en esta primera instancia solo los invertebrados se vieron perjudicados, no se descarta que de continuar este tipo de trastorno se afecte también a los de mayor tamaño.

Pero esta no fue la única investigación que se llevó a cabo al respecto, la Coordinadora para o Estudo dos Mamíferos Mariños o Cemma analizó la contaminación acústica en las Rias Baixas (primera investigación de este tipo en España). Para ello se colocaron micrófonos en el agua, diseñados específicamente para este fin y vieron que por el sonido de los barcos los cetáceos se alejan de los ruidos.

Vía | Muy Interesante
Foto | Flickr – Jaula de Ardilla

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 15 abril 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *