20 septiembre 2015 Domésticos, Noticias

Vietnam

Aunque en nuestro país (y en muchos otros, a decir verdad) los gatos han pasado a ser animales de compañía, lo cierto es que existen bastantes lugares en los que no son tratados con tanta delicadeza. De hecho, se les mata y se les extingue como si fueran bichos salvajes que no deberían vivir. Y si no sucede esto, se comen todos los ejemplares que haya a disposición de los comensales. Vietnam es uno de los lugares que mantiene esta actividad, aunque esté prohibida.

Fue en 1998 cuando, tras ver cómo las ratas estaban invadiendo las zonas de cultivo de arroz, el Gobierno puso en marcha una nueva ley que prohibía servir a los gatos como si fueran nuevos platos de comida. De hecho, todavía existen muchos negocios que, sin siquiera ocultarse, venden carne de gato. Incluso con carteles en el exterior que dejan poco a la imaginación o a las habladurías.

La situación es más alarmante de lo que podría parecer. Los vietnamitas no crían a los gatos como animales de compañía, sino como si fueran una solución a la proliferación de ratas. Muchos de estos animales, después de perder su utilidad, son vendidos a los restaurantes a precios de aproximadamente 7 euros el kilo. Y, en el caso de que los negocios no tengan las suficientes cantidades para servir, también se dedican a capturar a los callejeros. Es evidente que estas actividades conllevan importantes riesgos para la salud.

Aunque las leyes vietnamitas apenas surtan efecto sobre algunos restaurantes, lo cierto es que esta tendencia se está dejando atrás. La gente ya no quiere seguir comiendo carne de perro o de gato, por lo que estamos seguros de que a la larga se acabarán convirtiendo en nuevas mascotas. Parece que la situación está cambiando.

Vía | Daily Mail Online
Foto | Wikimedia Commons – Luis García

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *