3 noviembre 2008 Medio Ambiente, Noticias

402481889_56b0ebcee5.jpg

El pasado viernes se produjo un vertido de un tubo de la empresa Froxá, en el río Besaya a la altura de Santiago de Cartes, en Cantabria. Parece ser que el compuesto era amoniaco u otro compuesto que llevara amoniaco. Este vertido afecto a dos kilómetros de longitud.

Este vertido ha provocado la muerte de 30.000 o 40.000 ejemplares de peces, la mayoría de ellos de pequeño tamaño, aunque también se encontraron algunas truchas.

La Consejería de Desarrollo Rural y el Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil, es el encargado de recoger los peces muertos y de la limpieza del cauce del río.

La Dirección General de Biodiversidad va a analizar el agua del tramo afectado para ver si es necesario repoblar de peces la zona.

No es el primer desastre natural de este tipo que se da en España y de la mayoría ni nos enteramos.

Fuente | El Mundo

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *