23 octubre 2009 Curiosidades, Noticias, Salvajes

urraca

El comportamiento de las criaturas del reino animal no deja de sorprendernos. Un estudio realizado en la Universidad de Colorado sobre el comportamiento animal, dirigido por Mark Bekoff, ha encontrado que la reputación de la urraca como ave depredadora y agresiva no es del todo cierta.

En su estudio este experto en comportamiento animal ha observado en las urracas una actitud compasiva, y afirma que estas aves sienten dolor por la p√©rdida de sus compa√Īeros, a los que les realizan una especie de acto funeral creando especies de coronas hechas con hierbas, que colocan junto a sus cad√°veres.

Estos rituales de duelo han sido un verdadero hallazgo para el equipo de investigadores de la Universidad de Colorado. Estos descubrimientos plantean un debate acerca del comportamiento animal, en donde se discute la existencia de las emociones en los animales; lo que significaría que estas no son una manifestación exclusiva del comportamiento humano.

Desde la perspectiva cartesiana de la ciencia, la palabra animal, cuya etimología en realidad, alude a un ser con emociones, éstas le fueron totalmente negadas a otros seres que no fueran los humanos; sin embargo, con estos avances, casi seguramente, este planteamiento haya llegado a su fin y la ciencia se vea en la necesidad de avanzar sus ideas con respecto al potencial de los animales no humanos.

El estudio del equipo de la Universidad de Colorado, se centr√≥ en la observaci√≥n de cuatro aves que custodiaban el cad√°ver de uno de sus compa√Īeros. Sus observaciones se han publicado en la revista Emotion, Space an Society. Observando el comportamiento de cada una de las aves frente al cad√°ver, los investigadores concluyeron que las urracas parec√≠an rendir homenaje al muerto con sus gestos.

Cada una de ellas, consecutivamente, pas√≥ el pico sobre el cuerpo de su compa√Īero muerto, despu√©s del desfile o saludo, otras comenzaron a construir las coronas con hierbas. Luego, se quedaron las cuatro alrededor del ave muerta sin hacer ruido, como si la estuvieran velando. Y finalmente, cada una se march√≥ volando.

Es realmente asombroso observar este comportamiento de primera mano y lejos de comprender las emociones, pues sólo el que las padece las conoce, los comportamientos sin embargo, se muestran de tal forma que nos permiten deslindar el significado de los rituales que están ligados a estos sentimientos.

La tesis que plantea este estudio se basa en la evolución de las emociones en seres humanos y animales con la evolución de los medios de supervivencia. Ya habíamos publicado en uno de nuestros posts anteriores, los chimpancés que ríen y es muy conocido el comportamiento empático de los elefantes y de los mamíferos acuáticos como los delfines.

Vía | telegraph.co.uk

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 23 octubre 2009

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *