14 julio 2009 Noticias, Peligro de extinción, Salvajes

Rinoceronte

Los rinocerontes se encuentran en una situación desesperada, prácticamente al borde de la extinción según un informe difundido en Ginebra, Suiza. El animal, que ya se encontraba en peligro, está sufriendo la persecución implacable de los cazadores ilegales que comercian con sus cuernos que son usados como un ingrediente importante de las medicinas no convencionales. La situación del rinoceronte es la más dramática de los últimos 15 años.

Zimbabue y Sudáfrica son las naciones que más vieron incrementar el número de cazadores furtivos. Una mafia asiática es la demandante de los cuernos de rinoceronte. Principalmente, ilegales tailandeses, chinos y vietnamitas son los encargados de la matanza, el transporte y la comercialización de los dinosaurios.

La organización suiza WWF-Internacional de protección del medio ambiente y la Unión Internacional de Conservación de la Naturaleza redactaron el informe que fue presentado a las Naciones Unidas en una reunión organizada por la agencia CITES que se ocupa de trabajar sobre el comercio ilegal de las especies en peligro de extinción.

La intensidad de la caza de rinocerontes no tiene precedentes. De 2000 a 2005 en todo Africa se mataban 3 rinocerontes por mes, dentro de una población de 18.000 ejemplares, mientras que ahora sólo en los dos países mencionados son eliminados 12 individuos por mes. Susan Lieberman de la organización WWF-Internacional dijo que esta es la peor matanza en muchos años y que si los gobiernos no reprimen este tráfico el rinoceronte se verá amenazado en todo el mundo.

Hasta aquí la noticia, ahora mi reflexión: si ante la mezcla explosiva de mafias poderosas y gobiernos que, por ineficacia o corrupción, son laxos en los controles, las organizaciones ambientalistas se dedican solamente a perseguir a los delincuentes menores, los brazos ejecutores del delito que sumidos en la extrema pobreza están dispuestos a perder lo poco que tienen por un poco de dinero, la estrategia parece destinada a fracasar. Si no se ataca a las mafias, lamentablemente el rinoceronte tiene los días contados.

Vía | Agencia Reuters

También te puede interesar

Comentarios

2 comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Los animales también se quieren (Parte 1) 8 septiembre 2009
  2. Animales singulares 17 enero 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *