27 septiembre 2009 Curiosidades, Medio Ambiente, Noticias

rainbarrel

Aquellos que se hallan fuertemente concienciados acerca del uso responsable de los recursos, se preguntan continuamente ¿qué otros usos respetuosos con el medio ambiente, se pueden dar a recursos como, por ejemplo, el agua de lluvia que cae sobre los techos y tejados de nuestras casas?

Para la mayoría de nosotros el agua de lluvia no tiene mayor expectativa que el recorrido que realiza desde nuestros techos hasta el suelo, o en el mejor de los casos, hasta el fondo de las alcantarillas. Pero si todos pudiéramos pensar en términos de ahorro, quizá esa agua que cae sobre nuestro tejado bien podría regar nuestras plantas y limpiar nuestros suelos.

En los Estados Unidos, en ciertas partes en Utah y el estado de Washington existen leyes que no prohíben a nadie, excepto a los dueños de los inmuebles, recolectar el agua de lluvia que cae por los tejados; aunque estas leyes raras veces se cumplen sin embargo, en estados como Colorado, han sido recientemente derogadas.

En la Revista E – Environmental Magazine, especifican que cualquier puede recolectar agua de lluvia que caiga de sus tejados. Por cada 2,5 centímetros de lluvia que cae en un techo de 600 metros cuadrados, se producen 1200 galones de agua escurrida. Esto es el equivalente al suplemento de agua de una semana para una familia de cuatro miembros. ¡No está nada mal!

La revista informa acerca de las propiedades del agua de lluvia, dada la ausencia de cal y otros minerales la aplicación del agua de lluvia es más recomendable, para lavar nuestra ropa o incluso para lavarnos el cabello. Por supuesto, las plantas y el césped se benefician de la pureza de esta agua.

El uso del agua de lluvia en las cosechas ofrece también muchos beneficios a las comunidades. Entre los que podemos contar, la reducción de la erosión del suelo; acaba con la contaminación y las inundaciones relacionadas con las fuertes precipitaciones y disminuye favorablemente la dependencia de los surtidores públicos de agua, y por consiguiente, disminuye la carga de los servicios comunitarios.

En vista de los beneficios de esta práctica, algunos estados, como Texas, ofrecen subsidios para instalar sistemas residenciales de recolección de aguas de lluvia. Los más capacitados, pueden pensar en construir sus propios sistemas de riego. Existen distintas páginas en Internet, como Aquabarrel, Clean Air Gardening y otras que ofrecen consejos y un amplio rango de elección en estos productos.

Vía | thedailygreen

También te puede interesar

Comentarios