23 junio 2009 Curiosidades, Medio Ambiente

210609×1.jpg
Algunas especies animales parecen día a día verse diezmadas en su número de individuos, pero este no es el caso de las medusas; aumenta cada vez más la población de medusas en el Golfo de México, los mares Negro y Caspio, el Mediterráneo, la costa noroeste de Estados Unidos y las aguas del lejano Oriente.

Anthony Richardon, de la Universidad de Queesland, quién se ha referido al tema en la revista Trends in Ecology and Evolution, señala que el caso más dramático es el de la inmensa medusa Nomura, en Japón, que alcanza hasta dos metros de diámetro y un peso de 200 kilos. Al parecer, el tamaño exacerbado de algunas medusas se debe a la eutrofización, que consiste en una variación en los nutrientes corrientes del medio, (en este caso el mar) por los residuos de fertilizantes que alcanzan a llegar a las fuentes de agua.

La proliferación de medusas es una consecuencia natural de la pesca indiscriminada tanto de sus predadores, como de las demás especies que compiten con ellas por el zooplancton, contribuyendo a que puedan reproducirse con tranquilidad y alimentarse de la mejor manera; la mayor parte de las medusas que sobreabundan en las aguas oceánicas, no es apta para el consumo humano, mientras que a la vez las de mayor tamaño se alimentan de los huevos de los peces que sí se podrían comer.

Desde hace varios años, los países de Oriente se han reunido en asambleas en torno al tema de las medusas, tanto al crecimiento del animal en sí como al incremento desmedido de la población, y cómo este se ve favorecido por causas humanas, como la pesca y factores ambientales como el calentamiento global y por tanto de las aguas, teniendo en cuenta que se afecta su principal fuente de alimento y actividad comercial.

Fuente | Trends in Ecology and Evolution

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *