10 junio 2016 Peligro de extinción, Salvajes

ave

Más de un tercio del total de especies de aves marinas sufren algún tipo de amenaza. A estas conclusiones ha llegado SEO/Birdlife que además advierte de que la población total de estas aves ha descendido alrededor de un 70% en tan solo 60 años, entre 1950 y 2010. Unas cifras escalofriantes y que arrojan un panorama desolador para la conservación de todas estas especies. En lo que se refiere a Europa, España cuenta con el ave marina más amenazada del continente, la pardela balear.

Una de las principales causas por las que las aves marinas sufren multitud de amenazas es el estado de conservación de los océanos. SEO/Birdlife señala que en muchas ocasiones, las aves se quedan fuera de los planes de conservación de los mares y entornos oceánicos, lo cual resulta un tanto contradictorio ya que muchas de ellas pasan “casi el 90% de su vida en el mar, donde se alimentan”. Además, son un importante indicador del estado y calidad de los ecosistemas marinos.

La contaminación por plástico que afecta a mares y océanos es una de las principales causas de muerte para las aves marinas. Estos desechos llegan de forma incontrolada a estas aguas y según desvela un estudio publicado en la revista Science, cada año se incrementa su volumen en ocho millones de toneladas. Estos residuos plantean multitud de problemas, pero uno de los más acuciantes es que se degradan lentamente, contaminando el medio y a los animales marinos, que confunden las partículas de plástico con alimento. En el caso de las aves marinas, se añade el problema de los enganches en el pico, algo que ocurre especialmente en ejemplares juveniles y que suele ocasionarles la muerte.

Para garantizar la supervivencia de estas aves, la conservación y protección de los océanos debe ser una prioridad. “Sin embargo, el estado de conservación de los mares dista aún de ser adecuado. Están sometidos a un sinfín de presiones humanas: contaminación, destrucción de hábitats, sobrepesca, especies exóticas y cambio climático, solo por nombrar algunas”, explica el biólogo Pep Arcos, responsable del programa marino de SEO/BirdLife.

Fuente | Efe verde
Fotografía | Marco Nunes

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *