28 mayo 2008 Peligro de extinción, Salvajes

Oso pardo
Un grupo de investigadores de la Universidad de Barcelona ha descubierto en los osos cuando hibernan, la producción de un inhibidor de la degradación de las proteínas que impide la pérdida de masa muscular; este hallazgo puede abrir la puerta de futuras estrategias terapéuticas para tratar la caquexia en humanos.

La hibernación, periodo de unos 3 meses en los que los osos ni comen, beben, orina o defecan, marca el ciclo vital de los osos. Durante este letargo los plantígrados mantienen la temperatura corporal y apenas si pierden tejido muscular, de forma que cuando despiertan casi tienen intacta su capacidad de moverse y la fuerza de las extremidades.

En la revista “Clinical Nutritions” ha sido publicado el estudio al respecto realizado por un equipo de investigadores de la Universidad de Barcelona dirigido por el catedrático de Biología Joseph María Argilés. Los osos hibernantes son capaces de producir un potente inhibidor que detiene la degradación de las proteínas de la musculatura y, como consecuencia, detiene la destrucción del tejido muscular.

A este estudio se ha llegado tras el estudio de la respuesta fisiológica de las células musculares en ratas de laboratorio cultivadas con plasma de oso pardo extraído fuera de la época de hibernación del Valle de Aran, en el Pirineo Catalán.

La tasa de degradación de proteínas en el músculo de las ratas se reduce en un 40%, en contacto con el plasma del oso hibernante, lo que induce a pensar que el plasma de los osos contiene un factor regulador de la degradación de proteínas que inhibe este proceso en el organismo.

El trabajo de los investigadores esta orientado ahora en el intento de aislar a este inhibidor de las proteínas musculares para aplicarlo en humanos.

En los seres humanos, la pérdida de masa muscular (o caquexia) está ligada a ciertas patologías, como el cáncer o sida, aunque también a largos estados de desnutrición y vejez, inmovilización o falta de gravedad, como la que sufren los astronautas en los viajes espaciales.

Vía: diario de ibiza

También te puede interesar

Comentarios

6 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *