23 enero 2012 Paleontología

un nuevo descubrimiento

El Consejo Superior de Investigaciones Científicas llegó a la conclusión, luego de un gran trabajo, que los saurópodos eran gigantes que tenían un muy buen equilibrio. Parte del estudio se basó en la reconstrucción en tres dimensiones del cráneo del ‘Spinophorosaurus nigeriensis‘ (‘lagarto portador de espinas’).

Mediante el estudio quedó de manifiesto que este tipo de animal contaban con un buen equilibrio al tener un oído interno muy desarrollado lo que implicaría tener una buena coordinación de su cabeza y de sus ojos.

Los animales analizados fueron encontrados en Niger en una excavación que tuvo lugar durante el 2006, los mismos forman parte del Jurasico medio, convirtiéndose en el primer dinosaurio de este tipo que se encuentra en el mundo.

A pesar de tratarse de un animal cuya agilidad física se había reducido dramáticamente con respecto a la de sus ancestros, el ‘Spinophorosaurus’ disponía de un aparato para el equilibrio que estaba muy bien desarrollado“, anunciaron los investigadores del Museo Nacional de Ciencias Naturales (CSIC).

Al hacer una reconstrucción en 3D se vio que tenían un oído interno con tres canales semicirculares que se encargaban de detectar la aceleración angular de la cabeza. Estos son los canales que le permitirían al animal contar con gran agilidad.

Recordemos que el ‘Spinophosaurus‘ era un herbívoro de cuello largo que podía llegar a medir 15 metros de longitud y su cola contaba con protuberancias óseas, característica que le dio su nombre. El origen de esta raza se remonta a los sauropodomorfos que tenían un tamaño más pequeño y eran más delgados.

Vía | El Mundo
Foto | Flickr – Guerry Imagen a modo de ejemplo

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 23 enero 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *