7 septiembre 2009 Bioficha, Curiosidades, Salvajes

Litocranius walleri

Este asombroso animal, conocido en somalí como Gerenuk (cuello de jirafa) se trata de un tímido animal que habita las sabanas africanas pertenece a la família de los antílopes.

Su característica más llamativa como se puede observar es su largo cuello el cual hace recordar a las imponenetes jirafas. La cabeza del gerenuk es pequeña para su tamaño, pero sus ojos y orejas son bastante grandes en proporción. Sólo los machos presentan cuernos, además poseen un cuello más musculado que las hembras. Son marrones en la parte más alta de la espalda y más claritos a los lados. La cola corta termina en un mechón de pelo negro.

Estos animales pueden vivir en pequeños grupos formados por hembras de la misma familia y sus crías, en grupos de machos solteros o como machos solitarios. Estos últimos se cree que son territoriales, pero ha sido difícil determinar si estos animales defienden su territorio.

El gerenuk es otro ejemplo de una especie con un nicho especializado en un ecosistema complejo. A pesar de que algunos animales compiten por la misma comida, muchas de las diferentes especies vistas juntas no se alimentan de las mismas plantas, o las comen en diferentes estadios del desarrollo o en diferentes alturas.

Estos antílopes se alimentan a distancias más altas del suelo que otras gacelas y muchos antílopes. Se mantienen erectos en sus patas traseras, con sus largos cuellos extendidos, para buscar en arbustos altos. Así pues, ese largo cuello tan llamativo ha sido obra de la evolución, la cual ha permitido a este animal alimentarse en zonas donde otras gacelas y antílopes no llegan.

La forma de alimentarse también resulta curiosa, ya que los gerenuks usan sus patas delanteras para aercar las ramas más altas a su boca. Las hojas más tiernas y retoños de arbustos espinosos y árboles conforman la mayor parte de su dieta, junto con una nutritiva mezcla de insectos, flores, frutas y enredaderas.

Otra curiosidad es que los gerenuks no precisan agua para mantenerse ya que reciben suficiente líquido de las plantas de las que se alimentan y así poder sobrevivir en zonas secas de arbustos espinosos, y hasta en desiertos.

Por suerte, este animal tan curioso a la vez que bello aún no ha entrado a formar parte de la lista roja como especie amenazada, pero ya se encuentra entre los calificados como “Riesgo Bajo, dependiente de conservación”.

Más informacióm | Wikipedia

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *