6 mayo 2008 Noticias, Salvajes

Esqueleto de Tiranosaurio Rex
Las conclusiones de una investigación de la Universidad de Harvard, dirigida por Chris Organ, demuestran que las gallinas y los avestruces se encuentran en el mismo árbol evolutivo que los Tiranosaurios, los depredadores que habitaron la Tierra hace más de 65 años; el análisis de una proteína así lo ha confirmado.

La secuencia de una proteína, conseguida del colágeno de un fósil que data de hace 68 millones de años así lo explica, confirmando que este dinosaurio bípedo, comparte parentesco genético con 21 especies modernas de aves, como las gallinas o avestruces, siendo su parentesco menor con reptiles como los cocodrilos.

Usando el mismo método, con unas secuencias de proteínas de los huesos de algunos mastodontes de hace 600.00 años, se pudo confirmar que los elefantes son descendientes directos de estos mamíferos, corroborando la predicción realizada tras su estudio esquelético.Organ sólo contó con seis péptidos, o sea, 89 aminoácidos componentes de la proteína del Tiranosaurio “Con más datos tendríamos el árbol filogenético de este dinosaurio más completo”.

En un trabajo anterior publicado también en “Science” John M. Asara y otro grupo de científicos enseñan como lograron la captura de los elementos de la proteína del colágeno de un Tiranosaurio rex”, idénticas a las que ahora se han aplicado complejos algoritmos para su comparación con las de otros animales y conseguir la primera aproximación molecular de la historia evolutiva de estas especies.
Cuadro Evolución
Descubrimos que estos animales del Cretácico se asociaban mejor con los pájaros que con reptiles modernos, como son los cocodrilos o los lagartos verdes”, señala Asara

Entre Wyoming y Montana, (USA), encontró John Horner un fémur de Tiranosaurio rex en el año 2003 que sirvió para la obtención del material molecular del dinosaurio. Mary H. Schweitzer de la Universidad de Carolina del Norte, descubrió dos años después, que en el hueso se había conservado un tejido fino. No se pudo recuperar ADN del hueso, pero si secuencias de proteínas que han sido decisivas en las conclusiones de su trabajo.
Vía: El mundo

Comentarios

2 comentarios
  • cagatelagorra

    No es serio. Reevaluen lo que hacen, esto no es ni sero ni cientifico.Paren de mentirle a la gente, esta pagina es de las peores que he encontrado. Soy un paleontologo, y la mitad de las cosas que dicen aca son mentiras, creanme

  • Bueno una vez leídos todos sus comentarios creo que puedo comentar aunque no sé en cuál de ellos mejor.
    Está muy bien recibir opiniones críticas, pero como ya se ha comentado muchas (demasiadas) veces, este blog no es un portal científico ni una revista de divulgación. Así pues, no espere encontrar aquí los últimos avances en biotecnología ni temas similares. Si es paleotólogo como bien dice, ya sabe que revistas son las más prestigiosas para leer y estar al corriente de lo que realizan el resto de sus colegas de profesión.
    Este blog está dedicado a la gente de a pie, gente normal que no sabe muchos casos el significado de las siglas del DNA o qué es el efecto invernadero. Así pues, el nivel no va a ser ni mucho menos comparable al de la revista Nature por ponerle un ejemplo directo.
    Sobre si mentimos o no, pues nosotros nos basamos en nuestras fuentes, fuentes que a veces son periódicos nacionales, webs de medioambiente, ong’s, etc. Así pues nosotros no mentimos, damos a conocer noticias que leemos en otros espacios y nos parece interesante compartir con nuestros lectores.
    Y por último decirle que este comentario no es un contraataque ni mucho menos, pero nosotros mismos tenemos derecho también a opinar y contestar a las críticas como mejor nos parezca.
    Como coordinadora del blog y como bióloga (sí, le parecerá mentira pero somos colegas) le ánimo a que deje de hacer el trabajo a gente que tiene ilusión por dar a conocer la ciencia a la sociedad sean o no sean científicos.

    Saludos.

Enlaces y trackbacks

  1. El sufrimiento de las gallinas 14 marzo 2011
  2. El kiwi, un pájaro sin plumas 20 octubre 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *