2 noviembre 2008 Bioficha, Curiosidades, Salvajes

ursus_maritimus.jpg

El oso polar (Usus maritimus, antiguamente Thalarctos maritimus) pertenece a la familia Úrsidos al igual que el oso pardo, característico de la península Ibérica. El oso polar posee un mayor tamaño (entre 200 y 500 kg) que el resto de sus congéneres, en parte debido a su denso pelaje que le protege del frío. Incluso llega tener pelo en las palmas de las manos y de los pies, de esta manera queda completamente aislado del hielo.

Una de las características más curiosas es su gran adaptación al agua, es un gran nadador, ya que es capaz de recorrer por mar 300 km nadando. Se desplaza de esta manera para buscar alimento y para trasladarse a otros casquetes de hielo.

El hielo es su mayor amigo ya que el oso nace en una madriguera excavada en el hielo, donde su madre permanece durante todo el invierno con las crías, las cuales nacen en octubre. Cuando nacen sólo pesan 700 gramos y son ciegas.

Cuando llega el verano los oseznos acompañan a su madre en busca de alimento. Durante el verano suelen completar su dieta con líquenes, musgos, huevos, fruta y alguna que otra liebre. Ya que el verano Ártico es muy corto, durante el invierno suelen comer solamente focas.

A diferencia del osos pardo, los polares no suelen invernar, excepto la madre que se pasa el invierno en la guarida preparándose para el parto. El macho recorre grandes distancias en busca de alimento, y solamente cuando las condiciones climáticas son muy malas se refugian en una guarida.

Vía | Wikipedia

También te puede interesar

Comentarios

9 comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Osos polares que son negros pero se ven blancos 8 mayo 2009
  2. La caza de osos blancos prohibida en Rusia 19 abril 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *