6 octubre 2011 Medio Ambiente

nueva variedad de semilla

El cambio climático puede llegar a afectar a las distintas familias de agriculturas en América Latina y en distintas regiones de nuestro mundo. Esto se debe a que se hace necesario encontrar nuevas variantes para el cultivo que se adapten a las condiciones climáticas vigentes y a las que se presentaran en un futuro no tan lejano.

El calor es un factor bastante limitante para el correcto desarrollo de la patata, por eso se deberá tener variedades que se adapten mejor. Lo mismo pasa con los frijoles y el plátano. Son cultivos muy susceptibles a las altas temperaturas.

Las nuevas semillas se deben adaptar a las sequías, mayores temperaturas y distintos fenómenos que cada vez se verán más. Para investigar su desarrollo se ha creado un Programa de Investigación en Cambio climático, en el cual participaran 15 centros de investigación agrícola a nivel global.

En la actualidad se puede encontrar material en un nuevo libro: “Adaptación de Cultivos al Cambio Climático“, Crop Adaptation to Climate Change.

Uno de los geógrafos más conocidos, Andrew Jarvis, anunció que: “La patata, por ejemplo, es un cultivo clave cuya principal limitación es el calor, ya que requiere frío. Necesitamos variedades que sean tolerantes a altas temperaturas. En los Andes, sin esas variedades, el cultivo deberá trasladarse más arriba en la montaña“.

También se llevaron a cabo distintos trabajos sobre la tolerancia al calor en el pasado, pero para obtener buenos resultados es necesaria mucha investigación. De hecho, se tiene la sensación de estar siempre un paso atrás, ya que las semillas que servirían para hoy no serán lo suficiente resistentes para el año 2030.

Desarrollar nuevas variedades toma mucho tiempo. Es urgente que haya hoy estrategias de investigación que aseguren la existencia de cultivos para responder al cambio climático en 2030“.

Vía | BBC
Foto | Flickr – Flores y plantas

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 6 octubre 2011
  2. Diferentes especies invaden la Antártida 7 marzo 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *