7 julio 2009 Medio Ambiente, Noticias

Cierre de Garoña
El pasado jueves 2 de julio, el ministro de Industria español Miguel Sebastián confirmó a los medios de comunicación que la central nuclear de Garoña, en Burgos, España seguirá su actividad regular hasta el 5 de julio de 2013. Esta decisión ha sido calificada como coherente y razonable, por parte del presidente Rodríguez Zapatero. El ministro de Industria también afirmó que la decisión del gobierno apoya su política de actuar de un modo razonable para poder asumir los costes energéticos del cierre de la central y la reindustrialización de la zona.

La presión ejercida con anterioridad por representantes ecologistas de Greenpeace y Ecologistas en Acción, desde los sectores conservacionistas, por el cese inmediato de la actividad de la central nuclear de Garoña, elevó sus protestas sobre el Ministerio de Industria con argumentos tales como “una instalación insegura”, “totalmente, prescindible” y “sobradamente amortizada”, y exigiendo el cumplimiento de las responsabilidades electorales del gobierno que se había comprometido a cerrarla.

Un debate sostenido con los representantes del sector de trabajadores de la central; quienes por su parte, se empeñaban en sus esfuerzos por impedir el cierre, solicitando el apoyo de los diputados de la Comisión de Energía del Parlamento Europeo, de países como Italia, Inglaterra y Bulgaria.

Algunos expertos en materia nuclear; Luis Atienza, presidente de Red Eléctrica de España, o José María González Vélez, presidente de la Asociación de Energías Renovables, opinan que el cierre de la central de Garoña es un debate energético que depende mayormente, de la sustitución de la energía nuclear que aporta la central por energías térmicas, carbón o gas, que tienen un alto impacto medioambiental y suponen un coste en inversiones; dado que las energías eólica e hidráulica aportan actualmente, un beneficio del cien por cien en sus planes de desarrollo. Sostienen que muchas de las afirmaciones que se han hecho a favor de mantener la central abierta, son falsas; como la versión de la Industria Nuclear que argumenta que el mantenimiento de centrales como Garoña es clave para el desarrollo de las energías renovables.

Las consecuencias del cierre de Garoña implican un plan de desarrollo socioeconómico elaborado por el gobierno, para facilitar la recolocación de los empleados afectados por el cierre. En este sentido, el ministro de trabajo, Celestino Corbacho anunció igualmente, el despliegue de un plan de cinco ejes de actuación, desde el Ministerio de Trabajo, que incluyen la reindustrialización y dinamización de la economía de la zona, el desarrollo de infraestructuras competitivas, el impulso del turismo de la región, un plan de orientación y formación para los empleados de la planta afectados y compensaciones económicas para los ayuntamientos que se vean perjudicados por el cierre de Garoña en 2013.

Vía | Revista 20minutos y Soitu.es medioambiente

Comentarios

2 comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. La central de Garoña calienta el Ebro más de lo permitido 9 abril 2011
  2. Nuevo sarcófago para Chernóbil 22 noviembre 2011
  3. Garoña no cerrará en 2013 3 enero 2012
  4. Y el ganador es…Villar de Cañas 7 enero 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *