23 julio 2009 Medio Ambiente, Noticias

Mapa satelital de Europa

Si la tierra aumenta 2ºC más, la cuenca del Mediterráneo se secaría, provocando una profunda desertización del sur europeo. Los líderes del G8 acordaron, en la reciente reunión celebrada a principios de julio, que un aumento de la temperatura del planeta provocada por el hombre no debería superar los 2ºC en relación a la temperatura de la época preindustrial. Pero como veis, según los científicos, con esas cifras las consecuencias también serán terribles. Una vez más, las decisiones políticas y las necesidades del nuestro mundo no parecen ir por el mismo sendero.

La tierra del futuro, gracias al consentimiento otorgado por los inteligentes dueños del mundo del G8, soportaría algunas de las siguientes modificaciones: las zonas áridas se quedarán casi sin agua y los desiertos se secarán completamente; mientras el oeste de los Estados Unidos y México sufrirán graves sequías, otras zonas -como el norte de Europa y el norte de Estados Unidos, Asia y Siberia- tendrán más agua; grandes regiones de África y la India sufrirán grandes hambrunas por la caída de rendimiento de cereales por hectárea. Esta pequeña enunciación de las consecuencias ya nos ofrece suficientes argumentos como para empezar a preocuparnos seriamente. Pero hay más.

El estudio de las consecuencias del planeta proyectado por el G8 fue realizado por el científico argentino Osvaldo Canziani, copresidente de uno de los grupos de trabajo del Panel Intergubernamenal de Cambio Climático. El G8 puso énfasis, además de la reducción de los gases con efecto invernadero, en la cantidad de grados que se podría permitir aumentar en el planeta para evitar graves consecuencias. Sin ser científico, ni mucho menos líder del G8, mi tendencia es creerle al Osvaldo Canziani, por lo que puedo inferir que el G8 se permite ciertas licencias en contra del planeta con tal de no cambiar demasiado.

Para finalizar, otras consecuencias esperables para el futuro: los estuarios como el Río de la Plata, el Orinoco y el Támesis sufrirán inundaciones que afectarían a 3 millones de personas; las islas del sudeste del Pacífico, como las Maldivias, también experimentarán inundaciones; ciudades como Buenos Aires o Montevideo se verán afectadas por la suba del mar, lo que dificultará la provisión de agua potable por la intrusión de sal en sus ríos; enfermedades como el Dengue o la Malaria se intensificarán por la pérdida de bosques y la fauna depredadora de los mosquitos que transmiten aquellas enfermedades. Los corales se verán afectados gravemente. Pero esto no es todo: la mayoría de los científicos coinciden en la imposibilidad de lograr la meta de los 2ºC y algunos opinan que lo más probable es que la cifra ascienda a los 5ºC. ¿Tu qué opinas? ¿A quién le crees? ¿A los líderes del G8? Mientras tanto, en el último verano del hemisferio sur, Buenos Aires, por primera vez, sufrió el ataque del Dengue. ¿A quién le crees?

Vía | BBC

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Animales asesinos: el mosquito hembra, puesto 1 5 mayo 2010
  2. Calentamiento global en el Everest 23 diciembre 2010

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *