Descubierta una nueva especie de gato que podría ser el gato-zorro de Córcega

Descubierta una nueva especie de gato que podría ser el gato-zorro de Córcega

Escrito por: Ildefonso Gómez Herrera    4 julio 2019     Sin comentarios     2 minutos

Investigadores descubren una nueva especie de gato en Córcega. Y podría tratarse el llamado gato-zorro, del que tanto se rumorea.

En Córcega existe un misterio bastante curioso que se ha mantenido durante años. Se trata de una especie de gato que, sin embargo, no es reconocida de manera oficial. Hasta ahora. Un nuevo estudio realizado en la zona ha permitido realizar un análisis genético a un gato salvaje del que se sospecha que podría ser el llamado ghjattu-volpe, es decir, el gato-zorro que tantas leyendas ha alimentado en el lugar.

Como hemos mencionado, la especie no existe de manera oficial, aunque la Oficina Nacional de Caza y Vida Silvestre (ONCFS) de Francia espera que el trabajo realizado pueda servir con el fin no solo de oficializar la especie, sino también de protegerla y concienciar a la población acerca de su situación.

Pierre Benedetti, investigador presente en el proyecto, ha afirmado que el nuevo gato podría ser «una especie natural salvaje conocida pero no identificada científicamente«. Esta clasificación no se habría realizado debido a que se trata de «un animal extremadamente discreto con hábitos nocturnos«:

Al observar su ADN, podríamos distinguirlo del felino europeo, Felis silvestris silvestris. Está cerca del gato africano del bosque, Felis silvestris lybica, pero su identidad exacta aún está por determinarse.

Dónde se encuentra el gato-zorro

Gato Zorro

Acerca de esta nueva especie de gato-zorro, se afirma que solo se puede encontrar en una pequeña franja del bosque de Asco en Córcega. De hecho, tendría características únicas que lo diferenciarían tanto de gatos domésticos como de otros gatos monteses.

Por ejemplo, este nuevo gato-zorro tiene una cola muy larga anillada con una punta negra. Se piensa que llegaron a la zona por primera vez a través de los humanos durante la era neolítica, hace más de 8000 años, y probablemente como una forma de controlar las plagas que había.

En cualquier caso, el ghjattu-volpe no fue avistado por primera vez hasta 2008, pudiendo analizar los primeros especímenes en 2016, cuando la ONCFS capturó a una docena de ejemplares. Desde entonces, las investigaciones se siguen sucediendo.

Vía | Science Alert


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.