4 diciembre 2008 Curiosidades, Medio Ambiente, Noticias

adjuntos_fichero_69250_163ce5bd3f8f7a7e.jpg

La peridotita es una roca muy abundante en el manto terrestre y tiene unas cualidades asombrosas. No es la única que puede absorber CO2 pero es capaz de formar caliza o mármol.

La peridotita, una roca abundante en el desierto de Omán, reacciona ávidamente con el CO2 para formar caliza o mármol. La posibilidad de transportarla hasta las factorías energéticas para absorber sus emisiones se ha descartado por su alto coste, pero ahora se abre camino la idea contraria: llevar el CO2 hasta la roca y bombearlo a su interior.

La peridotita de Omán, según informa El País, puede absorber 4.000 de los 30.000 millones anuales de toneladas de dióxido de carbono que produce el hombre, más o menos la octava parte de lo que emiten en el mismo periodo las industrias y medios de transporte de todo el mundo.


La peridotita es la roca mayoritaria del manto terrestre, la capa que subyace a la corteza terrestre a profundidades mayores de 20 kilómetros. Pero los movimientos tectónicos han hecho aflorar tramos de manto (con unos cinco kilómetros de largo) en algunos lugares de la superficie terrestre, como el desierto de Omán, Papúa Nueva Guinea, Nueva Caledonia y las costas de Grecia y la antigua Yugoslavia.

De esta forma, el secuestro de CO2 y su inyección bajo tierra, método mal visto por los ecologistas, va a disponer en breve de un aliado importante.

Vía | Revista de medio ambiente

Comentarios

1 comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *