17 junio 2009 Curiosidades, Paleontología

paleontologos

En esta ocasión te seguiremos contando sobre el trabajo de estos hombres, que es por demás interesante.

¿Qué pasa cuando los restos llegan a un laboratorio o museo?
Por lo general, el trabajo empieza con los especialistas en preparación: los extraen de su envoltorio y realizan un tratamiento para lograr que los restos no se deterioren. Es que una vez extraídos de los yacimientos empiezan a sufrir los efectos directos de los diferentes agentes, sobre todos cambios de temperatura y humedad. De modo que la preparación es necesaria para que puedan quedar en condiciones de ser manipulados e investigados o expuestos al público. Además, también se fabrican moldes y copias de las piezas para facilitar el trabajo de los investigadores.

¿Cómo sigue la investigación?
El paleontólogo estudia los huesos de uno en uno, para establecer su estructura exacta y su relación con los demás.
Si parece que el esqueleto pertenece a una especie de dinosaurio completamente desconocida, o si contiene partes de un esqueleto de un dinosaurio conocido pero que no se había visto antes, resulta importante transmitir la información a otros científicos. Para ello se elabora una descripción, un informe y un análisis que será evaluado por el comité científico de una publicación reconocida en tema. Es posible que un esqueleto nuevo de dinosaurio sea estudiado y al mismo tiempo se lo prepare para ser exhibido.

¿Cómo se reconstruye un dinosaurio a partir de un fósil?
Su reconstrucción se base en las evidencias fósiles, principalmente los huesos, pero no se estudia solo el hueso, sino todo lo que lo rodea.

Muchas veces se encuentran huellas de cómo era el andar. El análisis de los sedimentos puede aportar datos para conocer cómo era el suelo donde se movía. La Paleoclimatología estudia el clima imperante, mientras que a través de la Paleontobiología se hace posible reconstruir la vegetación que lo rodeaba.
Los paleontólogos comparan los restos hallados con las especies ya conocidas que son similares, y de allí también extraen información. Además, a través de diversos cálculos sobre los huesos se puede tener una visión aproximada del tamaño de la especie.

Fuente | El fantástico mundo de los dinosaurios

Comentarios

2 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *