20 febrero 2017 Salvajes

herrerillo

Los seres humanos hemos mitificado en multitud de ocasiones el “amor” que une a los animales. En ocasiones, las personas vemos con cierta envidia algunas uniones de animales, en especial las de las aves, que por diversas cuestiones les llevan a permanecer juntos de por vida. Sin embargo, el amor, tal y como lo entendemos los humanos, nada tiene que ver con estas uniones, ya que son estrategias de la naturaleza para garantizar la supervivencia de las especies y que en muchas ocasiones están intrínsecamente reñidas con el concepto de fidelidad humano.

En este sentido, las aves y otros animales recurren a todo tipo de estrategias reproductivas con las que conseguir salir adelante y garantizar la supervivencia de la especie. Por tanto, no es extraño encontrar ejemplos de aves cuyos machos se reproducen con varias hembras o similares. “Los comportamientos amorosos o sexuales están condicionados por la rentabilidad de invertir o no en esa relación“, señala Luis Martínez de SEO/Birdlife.

“Los pájaros pequeños tienen menor esperanza de vida y no les interesa mantener una sola pareja, mientras las aves de gran tamaño, más longevas y territoriales, pueden optar genéticamente por la monogamia”, añade el ornitólogo. A pesar de todo, existen ejemplos de ese “amor incondicional” en el mundo animal como el de las grullas. “Durante la migración mantienen unida la familia y se la puede ver en pareja e incluso con sus crías del año”, señala Luis Martínez.

Pero para los animales, y concretamente las aves, los tabúes en materia sexual no existen. Prácticas como la poligamia son comunes, como en el caso de los herrerillos, pero también se producen casos de “prostitución” en ejemplares de milano negro e incluso. Tampoco es extraña la poliandría y la poliginia, aunque Luis Martínez insiste en destacar que “todos son procesos evolutivos para aumentar las posibilidades de perpetuar la especie, pues ser monógamo en la naturaleza no es cuestión de romanticismo, sino de rentabilidad”.

Fuente | 20 Minutos
Fotografía | Pixabay

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *