17 noviembre 2009 Curiosidades, Medio Ambiente

rios

Un río es una corriente de agua más o menos permanente que fluye por la superficie terrestre, aunque puede también fluir subterráneamente. Los ríos pueden tener su origen en la lluvia o bien en un glaciar. Parte del agua de lluvia se desliza por encima de las rocas impermeables formando arroyos que al unirse forman ríos. El resto del agua se infiltra en la corteza terrestre y aflora (o surge en la superficie) allí donde una capa de rocas impermeables corta la superficie y se denomina manantial.

Todos los ríos desgastan el terreno por el que corren. Cuanto más blando sea el suelo o más rápida la corriente más veloz es el desgaste o erosión. En algunos sitios los ríos han excavado profundos cortes en la superficie terrestre llamados tajos, hoces, gargantas, barrancas, etc.

La fase juvenil de un río se caracteriza por un fuerte desnivel. Las corrientes de montaña descienden con tal rapidez que desplazan las piedras. Los fragmentos de rocas desprendidos por efecto de la meteorización caen en estas corrientes y cuanto mayor es la velocidad del agua, mayores fragmentos puede trasportar. Al ser trasportados, los fragmentos rozan el lecho y las vertientes del torrente, desgastándolos cada vez más. Este proceso se denomina ‘abrasión’.

La ‘atrición’ es otro tipo de erosión, que consiste en el roce de unos fragmentos de roca contra otros que se van rompiendo en trozos cada vez más pequeños. La erosión hidráulica es la producida al penetrar el aire y el agua a presión en las hendiduras de las rocas, impulsadas por la rápida corriente. Por último, cabe citar también, la erosión por disolución, en la que el agua disuelve los minerales de las rocas y los arrastra consigo.

Todos los ríos cambian paulatinamente con el trascurso del tiempo, pero a veces alteran su curso repentinamente.

Con frecuencia los ríos tienen crecidas desmesuradas debido a las intensas lluvias o a la fusión de la nieve en sus cabeceras, a la vez que la pleamar, en el estuario (la parte más ancha donde desemboca en el mar), eleva el nivel del río. La combinación de causas de lugar a desastrosas inundaciones.

Casi todos los ríos comienzan en un riachuelo de corriente rápida en las montañas. Poco a poco van aumentando su caudal y disminuyendo la velocidad de su agua, a medida que van atravesando anchos valles que ellos mismo han ido abriendo a través del tiempo. Por fin, el río desciende al nivel de la costa, donde corre haciendo meandros por una llanura llamada ‘plano anegable’. Con el paso del tiempo, a veces modifica su cause, uniéndose las curvas a causa de la erosión de las aguas sobre las penínsulas formadas por los meandros. Esas curvas quedan formando lagunas en forma de media luna que n los Estados Unidos se llaman ‘oxobow’ y en Australia ‘billabon’. Hacia el final del recorrido, los ríos suelen abrirse en varios brazos, que pueden llegar a ser decenas de canalillos formando un ‘delta’, es decir, una zona triangular así denominada. Los deltas de los ríos mayores, como el Nilo y el Amazonas miden varios miles de kilómetros cuadrados.

Fuente | Agua – Ciencia Visión

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *