16 marzo 2017 Domésticos

Medicamentos

A primera vista, parece que todos los productos que utilizamos les podrían servir a las mascotas. Si queremos, podemos darle algún trozo de alimento, de los que consumimos a diario. Pero, teniendo en cuenta esto, también podría surgir una duda bastante complicada de resolver: ¿podemos darles nuestros propios medicamentos? Estos son productos químicos. En un principio, no deberían hacerles daño. En un principio, claro.

Tomemos como punto de partida la propia aspirina. Si le echamos un vistazo a sus componentes, comprobaremos que los mismos también se pueden encontrar en algunas de las soluciones que recetan los veterinarios. Hasta ahí todo más o menos correcto. Pero existe una diferencia: los medicamentos para animales están personalizados.

Si comparamos los medicamentos para los Seres Humanos y las mascotas, veremos que en los segundos los productos se han personalizado para cada raza, tamaño y peso. Es decir, la cantidad no es la misma. Un factor muy importante, ya que se debe adaptar el efecto que tendrá cada medicina en los animales. No es lo mismo, por ejemplo, darle un pastilla a un caniche que a un Doberman.

Entonces ¿podemos darle un medicamento de los nuestros al perro? Evidentemente, no. Esto podría poner su salud en peligro. En algunos casos, los efectos incluso podrían ser extremadamente fuertes, acabando con la vida del animal. Siempre, antes de suministrar cualquier producto sanitario, es imprescindible hablar con el veterinario con el fin de que os ayude a la hora de dar las cantidades correctas.

Parece que los medicamentos son más peligrosos de lo que se pensaba ¿verdad? No os preocupéis, en ocasiones todo se limita a comentar la situación con los veterinarios.

Vía | PetHealthZone
Foto | Pixabay – jarmoluk

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *