14 julio 2017 Enfermedades

Perros

A primera vista podría parecer que la sarna es una enfermedad inexistente. Debido a que no se habla mucho de ella. La realidad es diferente. Y es que esta dolencia suele ser relativamente común en ciertos tipos de mascotas. Se puede tratar y curar, aunque hay que tener en cuenta una serie de conceptos. La sarna es provocada por una serie de ácaros, los cuales habitan en el propio cuerpo de los perros. Por lo general se contagia gracias al contacto directo con animales infectados.

La sarna se puede identificar gracias a picores y ardores en la piel de los animales, enrojecimiento, inflamación, caída del pelo, pérdida del apetito y el peso, erupciones, deshidratación y mal olor. Tal y como sucede con todas las enfermedades, la prevención es un factor clave y a tener muy en cuenta. Por lo general se puede evitar gracias a una alimentación adecuada, visitas periódicas al veterinario e higiene.

Otros remedios que se pueden aplicar para aliviar la sarna, en el caso de que ya exista, es aplicar aceites y limón en las zonas afectadas, realizar mezclas de ajo y limón, y mantener una cierta rutina para facilitar la recuperación de los animales. No olvidar que una de las variantes de la sarna se puede contagiar a los seres humanos, por lo que es imprescindible que, cuando tratemos al perro, utilizar guantes que puedan evitar un posible contagio.

Aunque el nombre de sarna parezca extremadamente peligroso, no olvidéis que la enfermedad se puede curar y, lo que es más importante, se puede evitar. Eso sí, es necesario actuar rápidamente.

Vía | WebMD
Foto | Pixabay – Raiko987

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *