7 septiembre 2010 Curiosidades, Medio Ambiente, Noticias

urnas_funerarias_biodegradables

Grup Temple es ni más ni menos que la empresa catalana que ha conseguido la primera autorización específica del Ministerio de Fomento con tal de depositar urnas funerarias biodegradables en la costa, una vez acreditado de que no son tóxicas ni contaminantes.

Así, el servicio que prestan es de un yate de 10 metros de eslora y una capacidad para siete personas para depositar los restos en alta mar. La urna biodegradable se hunde a unos 70 metros de profundidad y tan solo tarda un par de días en desintegrarse totalmente.

“La navegación en sí dura una hora y media. Navegamos a cinco millas de la costa y cuando ejecutamos el servicio lo hacemos con la música escogida o un texto especial”, ha explicado a Europa Press Televisión Ramón Arasanz, director de la iniciativa.

Se trata de un servicio exclusivo y muy personalizado a partir de un asesor donde cada familia puede elegir cada detalle de la ceremonia.

Pero tal y como comentó Arasanz, “no es un acto triste sino alegre, limpio, abierto, diferente y en un entorno único como es el mar” y añade que ” el perfil del cliente es aquel que lo siente, que quiere hacer algo más, que no se conforman simplemente con el proceso funerario”.

Lo curioso es que la iniciativa del proyecto vino dada por la demanda que había en este sector. “Nos vinieron a pedir este servicio los propios clientes. No sabíamos nada del mercado y decidimos investigar y dejarlo todo para ofrecer este servicio”, ha añadido el gerente.

Aunque, el principio no fue nada fácil, debido a ser una nueva realidad social y que no existiera ninguna normativa, han tardado más de un año y medio en conseguir la aprobación desde Fomento.

Según los datos recopilados por Europa Press TV, en el Área Metropolitana de Barcelona una media del 80% de las cenizas no se depositan en cementerios, sino que se desconoce el destino de más de 9.000 urnas.

Por otro lado, el número de incineraciones se ha incrementado notablemente en los últimos años, pasando de las 250 incineraciones en 1983 a las más de 6.000 en 2008.

Vía | ECOticias

Comentarios

1 comentario

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 7 septiembre 2010

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *