4 agosto 2009 Medio Ambiente, Noticias, Paraiso Natural

donana.gif
Mientras Teruel, Soria, y Ávila arden en verano, hasta un 25 por ciento del territorio español está amenazado por la desertificación. La situación es tan alarmante que el desierto de Almería, ese que hizo las delicias de Hollywood durante la década de los cincuenta del siglo pasado, podría tener compañeros en otras zonas del país.

España es ya el país de Europa con mayor índice de desertificación, según los datos oficiales que presenta la Unión Europea en su página web. Pero aclaremos términos. La deserficación supone que un territorio que en principio no poseía las características de un desierto acaba por tenerlas por un proceso degenerativo. Estos problemas empiezan con la escasez de vegetación, siguen con la explotación de aguas subterráneas para regadío y acaban por exterminar toda zona verde natural, por muchos parques de césped que hagan para disimular.

Los grandes empresarios y oligarcas aprovechan mientras el desastre sólo se presente en los medios bajo meras cifras y términos abstractos. Al año mueren en todo el mundo más de cinco millones de personas bajo esta expresión tan imprecisa y la situación se podría empeorar.

Un buen ejemplo es la extinción de una de nuestras joyas naturales, las Tablas de Daimiel. Sólo se conserva el 1 por ciento de sus aguas de reserva natural. Los científicos temen que la contaminación, y la sobreexplotación de los acuíferos pueda provocar también la desaparición de Doñana. Anda que no hay agua en el mundo para cultivar campos como para tener que coger un gran reserva. Es como regar las plantas con champán.

Si el proceso sigue se podrán rodar películas por toda la geografía española, seguro que alguien sacará dinero.

Vía | Elpais.com

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 4 agosto 2009
  2. Cacto, ni árbol, ni hierba (II) 27 julio 2010

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *