9 mayo 2009 Medio Ambiente, Paraiso Natural

pn2.JPG

A partir de 1989, el territorio conocido como “Sierra del Sol” fue reconocido y protegido como parque natural de “Sierra Nevada”, teniendo en cuenta la riqueza en flora y fauna de la zona, que ocupa gran parte de las provincias de Granada y Almería, e incluye alrededor de sesenta municipios. Este macizo montañoso cuenta con colinas de casi 9.200 metros de altura, coronadas con nieves perpetuas; la ubicación geo-espacial de la sierra, ha favorecido a las diversas especies que habitan allí, guardándolas de cambios bruscos por intercambios con otros sistemas ecológicos, al mantenerlas aisladas.

Presenta 2.100 especies vegetales catalogadas, 116 de las cuales se encuentran amenazadas; así mismo, cuenta con una amplia variedad de especies animales: aves, anfibios, reptiles y mamíferos, entre los que se destaca la popular cabra montés. La actividad comercial principal de la sierra se basa en la agricultura: por una parte, cultivos de secano, como cereales, higuera y vid, y por otra parte, en los valles es posible sembrar hortalizas y patatas, aprovechando los sistemas de irrigación que datan del periodo musulmán, y que recogen eficazmente el agua del deshielo para utilizarla.

En cuanto al ganado, se han presentado algunos inconvenientes por falta de control; el sobrepastoreo en diferentes zonas ha desencadenado el empobrecimiento de los pastos, afectando a los sistemas vegetales primarios. Para terminar, la actividad turística constituye otra importante fuente de ingresos, tanto en la zona rural de Alpujarra, como en los puntos de esquí en los picos nevados, siendo la Sierra Nevada un hermoso lugar digno de visitar, velando siempre por su conservación y la protección de sus especies.

Vía | Red de Parques Nacionales

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 9 mayo 2009

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *