1 septiembre 2009 Curiosidades, Enfermedades

wolbachi

En la naturaleza, también hay quienes se aprovechan de los demás, son criaturas a las que les gusta vivir a costa de otros. En estos artículos te contaremos un poco más de ellos.

La wolbachia es una bacteria emparentada con la famosa Escherichia coli, que es parte de la flora intestinal de los humanos, pero esta podría se considerada el parásito más malo de la naturaleza. Infecta casi al 70 por ciento de los invertebrados terrestres: insectos, cochinillas de la humedad, ácaros gusanos nematodos.

Es más, existe alguna teoría que podría existir más de 20 millones de especies afectadas. La wolbachia es un parásito intracelular que sólo se transmite de un hospedador a otro por medio de los huevos, una limitación que ha llevado a estas bacterias a manejar en su beneficio la biología productiva de sus huéspedes con mayor eficacia que nosotros la de los ratones de laboratorio, a pesar de nuestros grandes logros en ingeniería genética.

La lista de las diabluras de este parásito es más que larga. En muchas ocasiones se dedica a asesinar a los machos normalmente cuando están en sus etapas larvarias ya que para ellas son autenticas cárceles debido a que no se trasmiten por el esperma. De esta forma, beneficia a las bacterias de su especie que están dentro de hembras, las cuales suelen devorar los cadáveres de sus hermanos. A los machos de otras especies, como la cochinilla de tierra Armadillidium, los convierte en hembras al inhibir en los embriones el desarrollo de una glándula que segrega una hormona masculinizante.

La wolbachia también es la causante de la partenogénesis en las hembras esto es, su reproducción asexual sin necesidad de machos. Hace poco tiempo se ha observado que la bacteria ha estado a punto de extinguir una especie de mariposa, ya que la porción de los sexos era de 99 a 1 a favor del femenino. Por suerte, una mutación que confiere resistía al parasito surgida por azar ha hecho que el promedio de machos sea ahora del 40 por ciento. La propagaron de esta mutación ha sido rapidísima y se pudo observar un caso de evolución prácticamente en directo.

Fuente | Popular Science

Comentarios

1 comentario

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 1 septiembre 2009
  2. El acebo y la poinsetia, omnipresentes en Navidad 19 diciembre 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *