Faunatura » Bioficha » El pájaro mosca

El pájaro mosca

13 enero 2010

colibri

El colibrí o pájaro mosca no es un pájaro grande sino que pertenece a una gran familia que cuenta con trescientas especies diferentes. El problema que ha de resolver para poderse alimentar es todavía más arduo que el que se le ofrece al pico: necesita mantenerse en equilibrio en el aire, sin ningún punto de apoyo.

Su alimento es el néctar de las flores y los pequeños que éste atrae. Aunque la familia de los colibríes cuenta entre sus miembros la menor de las aves el mundo (aproximadamente 6 centímetro desde la extremidad del pico a la de la cola), éste es aún demasiado grande para posarse sobre un pétalo, como la hace la abeja. Ha de mantenerse, pues, incansablemente en el aire, a la altura de la flor durante todo el tiempo necesario para meter allí su largo pico succionador, en forma de tubo, y absorber de allí su alimento.

Su lengua, en forma de canal o de tubo, aspira el néctar, los granos de polen y los pequeños insectos y lo lleva dentro del pico. Las actividades y acrobacias del pájaro mosca en pleno son verdaderamente notables. No solamente puede detenerse en el aire, sino que modificando la inclinación de sus alas puede hacer marcha atrás y lanzarse luego bruscamente hacia delante, a una velocidad de casi 40 kilómetros por hora, tan rápido que no se puede seguir con la vista sus movimientos.

Cuando se trata de salir volando en defensa de sus pequeñuelos, se diría que puede conseguir la velocidad de 100 kilómetros por hora.

Sus patas sólo le sirven para aterrizar. No anda nunca, ni salta. Si hay que darle la vuelta a una rama, o si se ha de posar un par de centímetros mas lejos, se confía a sus alas. Para alimentar sus polluelos, la hembra se posa al borde del nido o vuela por encima de él, siendo este último método el más práctico, pues le da mayor libertad de movimientos para alimentar cada una de sus crías, una tras otra. El largo pico de esta ave ya no es entonces una bomba aspirante, sino un sifón que arroja en las pequeñas y ávidas gargantas al maravilloso cocido familiar: polen-néctar-insectos.

Fuente | Revista Genios

Tags: ,
Artículos recomendados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Enlaces a esta entrada

  1. Moscas que se vuelven alcohólicas 19 marzo 2012

Utilizamos cookies, tanto propias como de terceros, para mejorar la navegación, nuestros servicios y recoger información estadística. Al acceder a está aceptando su instalación y uso en los términos de nuestra política de cookies. Más información