28 agosto 2009 Enfermedades, Medio Ambiente, Noticias

Oso Polar

Luego de estudios realizados por científicos dinamarqueses, se pudo comprobar que los osos polares están disminuyendo de tamaño. Esta especie es uno de los mamíferos más contaminados del planeta, según los investigadores. La contaminación y la drástica reducción del hielo del Ártico le provocan al oso estrés físico, debido a las sustancias contaminantes además del agotamiento que sufre al buscar el alimento cada vez más escaso en la región. Los científicos sugieren que estas podrían ser las causas del cambio de tamaño de los osos polares.

Sin embargo los investigadores responsables del estudio parecen contradecirse cuando especulan que otro motivo podría ser la reducción de la población merced a la caza indiscriminada, lo que obligó al oso a la endogamia con la consiguiente reducción de la diversidad genética. Es evidente que el abanico de conclusiones es amplio porque otro de los científicos habla sobre la relación entre los contaminantes industriales como disolventes, pesticidas, refrigerantes y adhesivos, y la disminución de la estructura ósea del animal, lo que lo habría hecho más vulnerable al oso a lesiones o enfermedades como la osteoporosis.

El estudio, que consistió en la comparación de casi 300 cráneos del museo del Zoológico de Copenhague, demostró una disminución del 9 % del tamaño de los cráneos de la segunda mitad del siglo XX en relación de los de la primera mitad. La investigación fue publicada en el Journal of Zoology y fue dirigida por Cino Pertoldi, profesor de biología de la Universidad de Aarhus y la Academia de Ciencias de Polonia.

Los científicos se mostraron sorprendidos y desconcertados ante el descubrimiento -además de la variación del tamaño- de las notables diferencias en la forma de los cráneos de los dos períodos estudiados. Admiten que no es posible determinar con certeza las causas de estas diferencias, aunque aventuran que se debe a los referidos contaminantes. Lo único claro y concluyente para ellos, y espero que para nosotros, es que los osos de 1900 eran más grandes que sus nietos de 2009.

Vía | BBC

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Osos polares, en peligro de extinción 23 junio 2014

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *