5 septiembre 2010 Bioficha, Curiosidades, Salvajes

miriapodos

Cuando hablamos de miriápodos nos estamos refiriendo a un grupo de artrópodos que incluyen a los ciempiés y a los milpiés. El cuerpo de los miriápodos es largo y esta compuesto por segmentos, con no menos de 200 pares de patas.

Los miriápodos deben vivir en lugares oscuros y húmedos ya que su cuerpo se seca con mucha facilidad.

Los milpiés tienen patas cortas pero fuertes que les sirven para abrirse paso entre las hojas secas y el suelo. La gran parte de ellos se alimenta con materiales que provienen de las plantas y mastican con sus fuertes y vigorosas mandíbulas.

Los ciempiés, por su parte, son depredadores carnívoros. La gran parte de ellos tienen patas más largas que los milpiés, y se caracterizan por correr a toda velocidad detrás de su presa. Usan las grandes ‘garras venenosas’ que se encuentran sobre sus cabezas, para capturar y paralizar a la presa antes de comérsela.

Los milpiés tienen cuatro patas en cada segmento del cuerpo. Los varios grupos de patas se mueven coordinadamente como si fueran una ola.

Los ciempiés tienen dos patas en cada segmento de su cuerpo. Como te dijimos anteriormente, se mueven rápidamente ayudados de sus largas patas que se extienden hacia fuera. Sus cuerpos se van ondulando de un lado a otro a medida que se van desplazando.

Algunas especies de ciempiés tienen patas traseras espinosas que usan para defenderse, otras especies se trasladan en forma más lenta pero son venenosas si se las come. Estos ejemplares son por lo general de colores brillantes, lo que implica una advertencia para sus depredadores.

Fuente | Enciclopedia Escolar Visor
Foto | Flickr – ftmurnog

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 5 septiembre 2010

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *