15 noviembre 2016 Curiosidades

Lucifer

Aunque no lo parezca, también existen animales minusválidos que tienen mermadas sus principales habilidades por una u otra razón. Sin embargo, lo que no sabíamos es que estas especies también pueden llegar a ser extremadamente útiles. Es decir, no se limitan a ser cuidadas, sino que incluso ellas mismas se dedican a ayudar de la forma que pueden. Echémosle un vistazo al caso de Lucifer, un gato minusválido que intenta ayudar todo lo que puede.

Lucifer vive en una clínica veterinaria cuyos trabajadores encontraron al animal. En su momento, descubrieron que el gato había sido aplastado por una puerta, que a su vez le había provocado una grave lesión en la columna. Fue tratado y consiguió sobrevivir, pero ahora mismo no puede mover las patas traseras. No obstante, al tener una actitud tan amable, ya tiene trabajo en la clínica: ayuda a otros animales.

Tras conseguir una silla de ruedas para gatos, empezó a caminar por los pasillos de la clínica ayudando a otros animales. Incluso les animaba, influyendo de manera muy positiva en su estado de ánimo. Se le permite un determinado contacto físico con los pacientes que entran en la clínica, sin importar su estado de salud. De hecho, existen casos de animales que no tenían cura, pero a los cuales Lucifer les ha ayudado a pasar excelentes y últimos momentos.

Está claro que Lucifer es un gran ejemplo de que tener una minusvalía no significa el fin de todo. Cada uno tiene su propia utilidad, y eso el gato lo sabe mejor que nadie. No hay duda de que los pacientes que pasan por la clínica agradecen su presencia.

Vía | LittleThings

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *