20 febrero 2016 Curiosidades

Perro

Dice el dicho popular que los perros no se llevan nada bien con los gatos. Parece que les tienen odio y que no los pueden ver. Eso es, al menos, lo que dicen. La realidad es bastante diferente. Entre otros motivos porque conocemos más de un caso en el que las dos especies se llevan estupendamente. Y de eso vamos a hablar hoy: de las excelentes relaciones que pueden existir entre estas mascotas. Ver para creer.

Viajemos hasta hace casi diez años, cuando el huracán Katrina asolaba ciertas partes del planeta. Por aquél entonces fue rescatado un perro que recibía un nuevo nombre: Boots. El animal era encontrado entre todo tipo de edificios desplazados y materiales caídos, por lo que se le destinó a ser de ayuda a la Humanidad. Lo que pocos conocían es que nuestro amable Botas, en realidad, estaba “trabajando” en la recuperación de gatos desprotegidos. Una tarea nada fácil y que resulta muy curiosa.

Boots forma parte de los trabajadores de la Arizona Humane Society. Su principal labor es muy importante: ayudar a los gatos desprotegidos, sobre todo a los que tienen entre cinco y ocho semanas de vida. Además de servirles de compañía, también les echa una mano a la hora de adaptarse a la presencia de perros. De hecho, esta tarea provoca que tengan un mejor comportamiento, por lo que los transforma en los “niños buenos”.

No podemos negar que Boots se ha convertido en una niñera imprescindible. Sobre todo porque está continuamente cuidando de varios tipos de gatos, incluso preocupándose si hacen algo que no sea debido o se meten en algún peligro. La tarea es clara: ayudarlos todo lo posible.

Parece que, tras ver este caso, ya nos pensamos dos veces el que perros y gatos tengan que estar siempre reñidos. La excepción que confirma la regla.

Vía | People
Foto | Wikimedia Commons – Andreas Dobler

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *