1 diciembre 2009 Curiosidades, Salvajes

licaones

Perros salvajes, los licaones son los animales más feroces de la sabana africana. Tienen orejas grandes, largas patas y un pelaje salpicado como el de la hiena, que les ha valido el sobrenombre de ‘lobos pintados’.

Cazan en jauría, con un jefe en cabeza, la tropa escalona en larga hilera, que alcanza una distancia de unos ochocientos metros. Marchan incansablemente, de día y de noche, abatiendo sin cesar las enormes cantidades de caza que necesitan para comer todos.

Atacado por ellos, el gran cudú –hermoso antílope africano- a pesar de toda su fuerza y de su peso (una tonelada), no tiene ninguna oportunidad para escapar. Tampoco les impone mucho la majestad del león. Cuando una jauría se arroja sobre una de estas fieras siempre saldrá triunfante pero lo pagará con la vida de un determinado número de sus miembros. El león atacado se defiende ferozmente y sus poderosas garras destripan a los licaones demasiado osados, a decir verdad, estos son los únicos enemigos del poderoso monarca de la sabana.

Sanguinarios y crueles estos perros salvajes son, sin embargo, animales gallardos, cuyo aspecto y cuyo porte causan una fuerte impresión. Se ve que están hechos para esta vida caza y de asesinato que es la suya, y los menores detalles de su comportamiento testifican al máximo la bestialidad de sus instintos.

Los licaones cazan en silencio, a la carrera pueden vencer a las cebras y a los antílopes más rápidos porque combinan la resistencia con la velocidad. Considerados como máquinas de matar, se puede decir que no tienen par ni semejante.

Fuente | Revista Muy Interesante

También te puede interesar

Comentarios

19 comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Hidatidosis 9 julio 2010

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *