2 junio 2011 Medio Ambiente, Noticias

Afortunadamente la lluvia se encargó de ayudar en la extinción de los incendios que sufrió Ibiza. Cerca de 60 personas pertenecientes al Instituto Belear de la Naturaleza siguen trabajando en búsqueda de brasas pequeñas que pueden ser peligrosas en la zona y revisando la zona incendiada.

Según la Conselleria de Medio Ambiente en el incendio quedaron comprometidas más de 1.500 hectáreas. Las tres diferentes brigadas que trabajan en la zona está formada por agentes ambientales y técnicos especializados, además de contar con dos helicópteros que se encuentran recorriendo el área y un avión que cumple la función de vigilancia.

Afortunadamente la naturaleza se ha apiadado y ha empezado a lloverán en el archipiélago, esto aceleró el proceso de apagado. Recordemos que el incendio comenzó hace una semana.

El lunes se registraron precipitaciones que alcanzaron los 3.8 litros por cada metro cuadrado en Sant Joan de Labritja, mientras que en el aeropuerto de Ibiza alcanzo los 2.7 litros por metro cuadrado. Si bien estas lluvias han disminuido, aun se mantiene constante una fina llovizna que continua ayudando.

Como consecuencia de este desastre ambiental se considera que muchos bienes residenciales y hábitats fueron destruidos, muchos de ellos difíciles de recuperar.

La fiscal le ha pedido al juez que el supuesto culpable del siniestro, un apicultor, quede detenido por unos días de forma preventiva. Este hombre se encargaba de ahumar las colmenas y en esa tarea se cayó una brasa, al no darse cuenta el incendio se extendió por miles de hectáreas.

Vía | Abc
Foto | Flickr – Joseivisa

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 3 junio 2011
  2. El infierno de octubre 15 noviembre 2011
  3. Acusan a dos ecologistas de boicotear un raid 14 febrero 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *